“Aparenta que no te interesa para interesarlo.”

20140311-170344.jpg

Queridas todas:

¿Alguien podría explicarme porqué debemos saber y poner en práctica ese juego?

Soy muy nueva en estos asuntos de “dates” recién divorciada luego de seis años pues digamos que no entiendo nada y jamás pensé decir “en mis tiempos” pero si, en mis tiempos si te gustaba alguien lo decías, salías con él, respondías llamadas o mensajes, compartían cosas, momentos y los adultos te decían “Ni todo el dinero, ni todo el amor.” Refiriéndose a no te le eches encima en seguida con todo, mesura pues.

¡Vaya cosa!

Y estos son algunos de los consejos de mis amigas, todas.

“Nunca lo llames tú primero.”
“Responde los mensajes horas después.”
“No estés disponible siempre.”
“No lo invites a todos tus eventos.”
“No lo hagas parte de tu vida.”
“No le des like en todas sus fotos.”
“No comentes nada de lo que publica aunque te interese.”
“Aparenta que no lo lees, ni lo sigues, ni lo ves.”
“No le prestes atención así él te prestara atención.”

Madre mía, ¡qué complicado!.

Como si dar el primer paso en lo que sea te haga ver inferior en cualquier sentido.

Y hoy por ejemplo estando con el único amigo con el cual he hablado de este tema, me llegó un mensaje de “¿Cómo va tu día…?” Y justo en ese momento estaba escuchando una canción súper romántica en su oficina y dije “Ya sé, le voy a mandar esta canción…” Grito seguido de mi amigo “NOoooo! Responde después y muy normal, como si te valiera gorro.”

En lugar de poder escribir y decir lo que sentía en ese momento termine diciendo “Bien, ¿tú?” Una hora después. :/

¿Es en serio gente? ¿Eso pensamos del amor y de las relaciones? ¿Porqué cuando alguien se muestra con todo el interés y cariño por algo termina siendo fácil, ridícula, urgida, poco interesante?.

Perdón, me rehuso a jugar el juego “Aparentemos que no nos importamos, pasémosla mal un rato y luego quien se canse primero pierde.”

Y otra vez perdón pero jamás podré ser indiferente para interesar al otro, porque nada genuino nace de una mentira, porque es un juego que no me gusta y que no quiero aprender a jugarlo.

Para mi es muy fácil, las cartas sobre la mesa, ¿te gusta? Demuéstralo, ¿no te gusta? Deja de perder el tiempo y no hagas que la otra persona lo pierda.

Desde hace algunos años que las cosas me gustan claras, directas, verdaderas. Que hay cosas por las que vale la pena esperar si, pero hay otras por las que vale la pena invertir tu tiempo y total atención.

Y como decía una gran maestra “No tengo prisa pero tampoco tengo tiempo que perder.”

Así que, queridas amigas, sé lo que dirán de mi y luego tal vez me rompan el corazón una vez más y digan “Te lo dije”. Pero no puedo jugar algo en lo que no creo, para algunas funciona bien así (quiero imaginar) para mi no. Yo quiero la verdad, la pasión, la entrega, la seguridad y alguien que busque lo mismo que yo.

Porque yo no sé querer de a poquitos, ni de a ratitos, porque sólo sé entregar el corazón con la vida incluida y eso no me hace para nada débil o inferior a alguien. Porque yo o lo doy todo o mejor no doy nada, porque ¿somos mujeres o payasos? Jajajajaja (perdón eso no va).

Respeto su juego pero no lo comparto.

Agradeceré sus comentarios, no me acaben mucho que luego me pongo sensible, ya saben…

Toxic people.

20140305-224642.jpg

Reconociendo y alejando gente tóxica en tu vida.

Don’t let toxic people infect you with the fear of giving and receiving one of the most powerful forces in this world… LOVE!

Yvonne Pierre

Todos los hemos conocido alguna vez, son esas personas que drenan energía en lugar de enriquecerla, aquellos que con burlas te bajan el ánimo y si lo logran tu autoestima en lugar de alentarte, gente que exige más de lo que ellos dan; la negatividad, la culpa, la dependencia, la manipulación, el abuso.

Yo a esas personas les llamo gente tóxica. Una cosa es cierta, no importa lo increíble que seas o lo talentoso siempre nos toca lidiar con este tipo de gente al menos una vez, incluso caer en relaciones profesionales o amorosas tóxicas por no saber manejar este tipo de personas.

Aprendí a reconocerlos por estos puntos.

• Todo siempre es acerca de ellos y de nadie más. Mucho menos de ti.

• Te hacen sentir que nada lo haces bien.

• Sus críticas y burlas te hacen sentir incómodo a su lado

• No te invitan a cambiar o crecer, al contrario a sentirte inferior que ellos.

• Están convencidos que todo es imposible o inalcanzable.

Lo bueno y cierto de todo esto es que con el paso del tiempo aprendemos algunas “tácticas” para lidiar con este tipo de personas. Aquí algunos puntos basados en mi experiencia.

1. Alejate de ellos.

La mejor táctica para lidiar con gente tóxica es definitivo no estar cerca. En algunos casos esto no puede ser una opción pero en la mayoría si.
Algunas veces nos autoengañamos pensando que ellos pueden aprender y cambiar, pero hay patrones muy fijos en estas personas y las más manipuladoras te dirán que pueden mejorar cuando en realidad sólo quieren seguir alimentándote de tu energía, tiempo, atención, dinero por el mayor tiempo posible.

2. Anticípate a ellos.

Es difícil alejarte de esas relaciones, la gente tóxica tiene esa habilidad de hacerte sentir mal por rechazarlos o culparte de las decisiones que tomas. Por esto es muy importante decidir pronto, sin dudar y empezar a alejarte antes de que te hagan responsable por todo lo que ocurre.

3. Manténte firme en los límites.

La gente tóxica suele usarte de una forma u otra. Quejándose de su situación para que acudas a su ayuda todo el tiempo. Constantemente están en situaciones problemáticas que comparten para obtener algo.

Mantener firme los límites significa no dejar que la gente tóxica te use en ninguna de las formas. Significa negarte a escuchar sus quejas, negarte a sacarlos del problema. Cuando tienes firmes tus límites no hay nada malo que puedan hacerte o algo que puedan lograr de ti, incluso no logran angustiarte con sus propias angustias.

4. Superar la culpa.

La mayoría de la gente tóxica son muy hábiles para hacer sentir culpables a los otros cuando no logran lo que quieren.
Esto hace particularmente difícil mantener firmes los límites con ellos.
Pero hay una forma de salir de esto, tener en cuenta que no es tu culpa no complacerlos, saber que ni siquiera es tu deber hacerlo.

5. No te defiendas de ellos.

Cuando tu evitas la gente tóxica y marcas límites con ellos, por lo regular comienzan a acusarte, quejándose y jugando a la víctima para hacerte creer que tienen la razón y así cambies haciendo y accediendo a lo que ellos piden.

Una de las peores cosas que puedes hacer es defenderte. Es casi un acto automático y lo único que hace es mantener un diálogo inmaduro que les ayude a obtener lo que quieren. No llegarás a ningún lado defendiéndote o defendiendo tus acciones.

Desafortunadamente, la gente tóxica está por todos lados. Y tratan de atacar a aquellas personas que son buenas y amorosas, aquellas que para ellos tienen mucho que ofrecer, mucho que obtener. Aprender a reconocerlos y alejarse es lo mejor que podemos aprender para evitar ser lastimados o peor usados.

Últimamente me encontré con algunas personas así y no me arrepiento de haber entregado tanto porque sólo así entendí lo valiosa que soy. Que todo lo que di fue de provecho para esas personas porque al final tanto amor, tanta compasión, tiempo, dinero, entrega siempre volverá a mi.

Que sea siempre con entrega, siempre con amor, siempre con verdad y con la seguridad de que aquella persona que reciba esto no sea una tóxica más.

Y lo único que podemos hacer luego de ser “usados” es perdonar y seguir adelante por aquellos que demuestran y entienden lo valioso o valiosa que eres y no menos.

Las 14 cosas que quiero que sepa mi hija.

20140202-221731.jpg

1. Todo lo que hagas hazlo con pasión y amor.

Mi amor bonito, cada cosa que hagas hazla con toda la entrega, lo que decidas ser o hacer. Las cosas que hagas por amor y en el amor siempre prosperan, no importa si es un trabajo, una escultura, un viaje, un amor. La pasión contagia, la pasión impulsa, la pasión te hace llegar a tus más grandes sueños.

2. Puedes lograr todo lo que quieras hacer, no hay límites.

Cualquier cosa que quieras en la vida, bailarina, maestra, arquitecta, pintora, mamá. Cualquier cosa la puedes lograr y siempre estaré ahí para acompañarte a lograrlo. Nunca permitas que alguien te diga que no puedes.

3. La belleza siempre está en ti.

Naciste hermosa, con la piel del color más bello del mundo, con tu mirada profunda, con toda tu femineidad. Nunca pienses que la belleza es algo parecido a una Barbie o a una revista. La belleza es ser exactamente lo que tú eres, la mejor versión de ti por dentro y por fuera.

4. Agradece siempre.

Por cada cosa, por las buenas y por las malas. Todo lo que llegue a ti es un regalo, aunque algunas cosas no nos gusten o no las entendamos, agradécelas, por las personas que te hacen sentir bien y las que te hacen mal también. Por la vida, por el amor, por tu familia, por cada cosa que llegue a ti.

5. Enamórate siempre que puedas.

Todas las veces amor, enamórate, entrégate. No hay nada más hermoso en la vida que el amor y no cometas el error de tener miedo a él, vive enamorada.

6. Sé valiente, habla siempre con la verdad.

Habrá muchas cosas que no quisiéramos que el mundo supiera, otras que quisiéramos eliminar de nuestras vidas, pero nada enriquece más tu vida que hablar con verdad, no importa lo duro, no importa lo increíble, séte siempre fiel, siempre mi amor.

7. Siempre puedes cambiar de opinión.

Crece, todo el tiempo, cambia de camino, aprende y si algo no te gusta cámbialo pero nunca te detengas. Puedes cambiar de opinión las veces que sean necesarias, equivocarse está bien y a veces es parte del aprendizaje.

8. Siempre disfruta el presente.

No pienses en lo que va a pasar o en lo que pasó, no hace falta analizar las cosas que ya no están a nuestro alcance. El mejor momento de la vida se llama “presente” por eso se llama así, porque es un regalo, vívelo, disfrútalo, valóralo.

9. Cuida corazones.

Las personas más valiosas son aquellas que cuidan los corazones de otras, hacer sentir bien a los demás te hace sentir bien a ti.

10. Toma tiempo para hacer lo que te hace feliz.

Mi amor encuentra algo que te guste hacer y hazlo. Puede ser bailar, pintar, música, cantar, lo que tú quieras y busca siempre tiempo para hacerlo.

11. Deja que personas entren y salgan de tu vida, en paz.

Las personas correctas para estar contigo estarán y cuando se van no es una mala cosa, quiere decir que su función en tu vida se cumplió, deberás dar paso a las nuevas personas, siempre feliz, siempre en paz.

12. Ama a las personas, usa las cosas.

Nunca uses a alguien, para eso existen las cosas y jamás ames las cosas para eso existen las personas.

13. Sé paciente.

Todo llega en el momento justo, no antes, no después. Mantén la visión de lo que quieres y lucha por eso pero espera, llegará.

14. Y nunca olvides…

Que para alguien eres el mundo entero, que para una persona eres la niña y serás la mujer más hermosa e inteligente. Que alguien te ama con el alma y que siempre estará en las buenas y en las malas. Nunca olvides que alguien pidió con todas sus fuerzas vinieras a este mundo y que tú estando en él lo vuelves el más maravilloso para vivir. No olvides que eres valiosa y que mereces ser tratada como tal. No olvides jamás que para alguien eres la persona más importante y ese alguien es tu mamá. Mi hermosa no olvides jamás ser feliz.

Con todo mi amor,
Tu mamá

¡Gracias 2013!

20131231-203224.jpg

Me llevo grandes aprendizajes este año y se los comparto.

Aprendí a confiar en que todo hecho por amor y en el amor jamás sale mal.

Aprendí que todo llega a su tiempo y que siempre que no consigo lo que quiero no es un “no” es un “espera que viene algo mejor”.

Aprendí de tolerancia y perdón.

Aprendí a amar con todo mi corazón sin esperar recompensas.

Entendí que nunca he estado sola, que ninguno lo estamos, no importa en lo que creamos, siempre la vida te manda a la persona correcta para caminar contigo.

Aprendí que la vida son una serie de pruebas y que siempre hay que dar lo mejor de ti, pasarlas, aprender y seguir adelante.

Aprendí del dolor, de la lucha, de la constancia.

Conocí fortalezas que no tenía idea que tenía.

Aprendí a agradecer cada momento, cada persona, cada instante.

Aprendí a tener paz en medio de una tormenta, a dejar las cosas que no puedo cambiar y controlar mi mente.

Aprendí que lo más valioso que puedes hacer es ayudar.

Aprendí a estar conmigo a amarme profundamente, a respetarme y a lograr elegir lo que no me hace bien y lo que si.

Deje de preocuparme por quién me quería y quién no, qué decían de mi, qué pensaban de mi. Aprendí a saber perfectamente quién soy y a donde voy. A escuchar los elogios e ignorar las críticas.

A agradecer a las personas que quieren caminar conmigo y también a las que no.

Agradecí cada persona que me abandono o que se alejó, eso que pensamos que es algo triste o malo puede ser lo mejor que pueda pasarte en la vida.

Aprendí a ver cada situación como una oportunidad de ser mejor, de aprender, de ayudar.

Este año mis niños volvieron a casa y esto es el mejor regalo que hoy pueda tener. Ellos son mi familia y los amo con todo mi corazón.

Gracias Nicolás y Sophie es un honor ser su mamá, gracias por elegirme, soy la mujer más feliz y afortunada por verlos crecer. Los amo profundamente.

Me llevo lo mejor de este año, gracias a todos por su compañía y amor.

¡Bienvenido 2014!

Aquellos detalles…

20131029-220921.jpg

It’s the little details that are vital. Little things make big things happen.
- John Walden

Todo empezó con un comentario de un gran amigo “Las mujeres son tan fáciles, se enamoran de cualquier cosa”

No sé si la palabra sea “fácil” pero podríamos enamorarnos por un sólo detalle. Y luego esos pequeños detalles son los que algunos hombres olvidan seguir haciéndolos. Escribí a todas mis amigas y la pregunta fue simple, ¿porqué te enamoraste de él?
Las mujeres somos maravillosas para el amor, para los detalles, para el cuidado, la comprensión, la entrega y yo tengo a las mejores amigas del mundo.

Eliza me contaba: “Me enamore de él porque cada vez que le contaba algo triste él me tomaba de las manos y me decía que todo estaría bien.”

Alejandra: “Me enamore de él porque cada vez que íbamos a dormir me cantaba siempre la misma canción.”

Andrea: “Me decía que era la mujer más hermosa del universo y aunque sabía que no es verdad, él me hacia sentir así.”

Laura: “La primera vez que nos vimos me dijo: porqué tardaste tanto en llegar, te he esperado toda la vida.”

Simone: “Me enamore la primera vez que público una foto de nosotros en Facebook y escribió, ‘les presento al amor de mi vida’”

Hay un millón de detalles que somos capaces de valorar y de atesorar toda una vida.

Puedo ver en cada detalle lo más valioso de una persona y es lo que te recuerda después porque te enamoraste de ella.

Cuando recordamos a alguien, recordamos momentos, buenos o malos, escenas, sensaciones, olores, sonidos y estamos hechos de eso, de los pedacitos que los demás nos regalan.

Y todos hemos regalado también malos momentos a alguien, por dolor, por enojo, por tristeza.

En mi poca experiencia de vida, he decidido dar lo mejor que pueda, lo mejor que tenga, con mis niños por ejemplo escuchar, aún cuando siento que no puedo más, jugar, abrazar, correr, reír. Quiero que ellos y la gente que esté cerca de mi me recuerde por momentos como esos, por momentos en los que los hice sentir bien.

Tal vez no seamos las mujeres fáciles, es el amor lo que si es. Es muy fácil hacer sentir amado a alguien y mientras más logras hacerlo más amor tienes en tu vida.

Si, soy una hippie y amé escribir este post. Da lo que quieras recibir porque cada vez que tu amas a alguien te estás amando a ti mismo.

Momentos que hacen de una vida, una maravilla.

20130930-212415.jpg

Este último año como muchos saben ha sido de gran crecimiento para nosotros.
Es el año para mi del “Más” ha sido en el que más libros he leído, el que más personas he conocido, el que más he trabajado, he aprendido, reído, llorado, crecido.

Hace poco leí un artículo sobre un hombre y sus últimos recuerdos al morir. Las cosas realmente importantes en nuestras vidas son sin querer las más simples. Él recordaba un día al recoger a su hijo en la escuela y recibir un abrazo de él, la primer cita con su segunda esposa, el nacimiento de sus hijos, la mano de su madre al morir…

Me ha hecho pensar en aquellas cosas que me encantaría recordar en esos momentos.

No cuando nos compramos el primer coche o cuando logramos el trabajo que tanto quisimos, tampoco los premios o reconocimientos, nuestra vida guarda en esa simpleza de la rutina lo más valioso y todo (llámenme cursi) tiene que ver con el amor.

Hice una pequeña lista de los momentos más valiosos de mi vida en menos de la mitad que he vivido. Porque si bien me va me falta vivir por lo menos el doble y eso es ya es un gran, gran regalo.

Aquí van;

La primera vez que Nicolás y yo nos miramos a los ojos en aquel quirófano con tanta luz, al decirle “Soy mamá, todo esta bien.”

La primera vez que abrace a Sophie a penas podía mantenerme despierta luego de más de 22 horas en trabajo de parto, llena de sangre, le limpiaba la carita y la besé en la frente “Te amo con todo mi ser, gracias por llegar.” Fue lo primero que le dije.

La primera y única vez que mi abuela me llevó al cine y se quedó dormida, vimos “Juego de Gemelas” y ella roncaba fuertísimo.

Una mañana en la que caminaba con mi mamá al kinder que se llamaba “Happy” y mi sweater traía una carita amarilla y feliz.

Mi primo y yo diciendo “¿Jugamos a reírnos de nada?” Y podíamos pasar mucho tiempo riendo como locos.

Mi única vez en urgencias al despertar de la anestesia luego de una cirugía muy compleja, levantarme a los 9 años y decir “Me voy a mi casa.” Y las enfermeras riéndose me decían que avisarían a mi mamá que desperté.

La primera vez que cargué a mi hermana y lloré de emoción y amor. Tenía 10 años.

Recordar los momentos que marcaron mi vida me doy cuenta que en ninguno necesite algo más que el amor y la presencia de alguien y me hace pensar en cuantas memorias más me faltan por crear.

Nos olvidamos de crear momentos por intentar “resolver” y la verdad es que, la gente más importante ya está hoy en nuestras vidas haciendo simplezas, cosas cero extraordinarias.

Mientras escribo este post, tengo al lado a mi niñito viendo caricaturas y la nena arriba durmiendo una siesta luego del kinder, ¿Qué más puedo pedir hoy? Este Lunes con todas sus rutinas y simplezas es uno de los más tranquilos y bellos de este año.

No puedo estar más agradecida por la vida, por la gente, por la compañía, por los momentos de los que hoy estoy hecha. Y por todo lo demás que está por venir, por las nuevas experiencias, por los nuevos retos, por los que permanecen y los que están por llegar. Gracias infinitas.