Los padres y su nueva obsesión por el poder.

Tengo varias razones para enumerar del porqué soy una mamá barco; hace unos días desayunaba con unas amigas y discutíamos (con sus palabras textuales) como los niños nos tomaban el pelo, la medida.

Me escuche diciendo y afirmando que los niños son buenos y que no hacen nada para boicotear nuestra “autoridad”. Acá un texto que escribí hace tiempo NUESTROS HIJOS SON BUENOS.
Les ponía el ejemplo de mi niño que me pide mil veces que le repita el mismo cuento antes de dormir y que yo accedía, ellas opinaban que hay que ponerles reglas, limites (como les encanta esta palabra, debo agregar) y que si era su hora de dormir no habría porque ser flexibles. Yo soy muy de la opinión que si mi hijo me pide que le lea otra vez el cuento no es para enfadarme o para probar que el que manda es él, las mentes de los niños son más sencillas, no se complican tanto, no están enviciados en el poder, vamos no les interesa gobernar tu casa. Cuando Nico me pide que lea una vez más el libro es porque quiere pasar tiempo conmigo no hay más, bueno, puede ser que ese sea su libro preferido o que le encante cómo yo leo una de las partes, qué más da cuál es la razón, no me esta pidiendo una consola de 8mil pesos o poder cortarle el cabello a la hermana. Me esta pidiendo algo terriblemente sencillo y razonable a la edad de 4 años.


Imaginen que están de novias con alguien, cenando muy placenteramente y dan las 9pm y tu pareja te dice: no, espera no te vayas, tomemos un ultimo café. En verdad ahí pensarías que ese tipo lo que quiere en realidad es demostrarte que él dice cuando se acaba y cuando no. No lo creo. Yo pensaría que estamos pasandola tan bien que quiere que me quede 10minutos más. Y que si no tengo nada mejor que hacer con gusto me quedo al último café o a la última lectura.

Pues bueno así me pasa con mi hijo, él (no todos los días) me pide repetir el cuento y la verdad son tan cortos los libros de su edad que no me toma ni 3minutos leerlo de principio a fin. Si puedo y el quiere pues leemos otra vez. Otras ocaciones su hermana necesita dormir ya y no puedo quedarme a seguir leyendo, en esos casos se lo digo tal cual, porque así como son simples también son muy inteligentes para entender que algunas veces se puede y otras no. Y lo único que le digo es “mi amor por esta vez no puedo leer porque tu hermana está muy cansada y quiere su titi, ¿mañana lo volvemos a leer?” fin del asunto. Apago la luz, nos damos un beso y ahí termina esa noche.

Les decía a mis amigas que mi hijo ha aprendido a negociar y es bastante bueno; “má, ¿si yo como dos cucharadas más de sopa puedo comer un poco más de pastel? Yo veo ahí un trato justo y acepto. Otras veces no acepto, pero creo fundamental que los niños deben entender que algunas veces ganan ellos y otras no. No tengo porque hacerle ver una y otra vez que la que manda ahí soy yo y que él por ser pequeño siempre pierde. ¿En verdad esa es la ley de la vida? ¿El adulto por haber vivido más tiene siempre la razón?
No entiendo muy bien porque la crianza no puede ser compartida, democrática, es bastante pesada y si la llevamos entre todos es mejor.
Las mejores lecciones de vida me las ha dado mi hijo y otras más mi bebita. Sin ser expertos, sin tener mi edad, sin ser mayores te hacen ver cosas que jamás hubieras visto sin ellos.

Por eso yo me pregunto, ¿porqué los padres nos convertimos en los percusores del poder, porqué necesitamos saber que les hemos ganado, que no se han salido con la suya?, ¡Antes muertos que mostrar debilidad!
Bueno pues, entiendo los horarios que hay que respetar, entiendo los limites que tanto les gusta hablar de ese tema a los adultos. Pero lo que no entiendo es ese afán de tener la razón siempre, no lo comprendo. O el no mostrarse “débiles” frente a los niños, que ellos no sepan que te importan demasiado, que ellos sepan quién manda aquí, ese famoso “porque lo digo yo” que ahora es irrefutable en esta sociedad ya un poco dañadita.
Para mi un limite fundamental y quizá el único con el que me he casado es, no lastimar a otra personas, ese es un límite. En el momento en que tú trasgredes los sentimientos, el espacio, el tiempo de una persona, ahí si estás mal y ahí sí debe quedar claro que no puedes pegar, gritar, lastimar en ningún sentido y bajo ninguna circunstancia ese es un límite claro para mi.

De las demás reglas en casa se puede negociar y llegar a un acuerdo o no llegar a nada. Pero un blanco y negro pues no va, no es sano para nadie.

¿Queremos criaturas que se comporten como pequeños adultos? ¿En verdad eso buscamos? Pues, yo siempre quise a mis niños portandose como niños de su edad, que si no quieren saludar vamos que no lo hagan ya que de grandes no seremos hipócritas y saludaremos a los que queremos saludar ¿no? Lo políticamente correcto dejémoslo a los adultos, los niños que se diviertan, ellos no necesitan poses, que descubran, que imaginen. Logremos entrar un poco en su mundo, entender qué les gusta, qué tienen ellos para decir y porqué. Si claro que hay reglas, pero también hay que saber cómo y porqué algunas se respetan y porqué algunas simplemente se tienen que romper de vez en cuando. Las excepciones a las reglas existen y si tus hijos pueden reconocerlas creeme que tendrán una herramienta más en la vida.

Hay que enseñarles, es verdad, pero es aun mas cierto que hay que aprenderles aun más. Esos pequeños seres tienen maravillosas lecciones que podremos escuchar mientras estemos abiertos a no tener siempre la razón, a  ser inquebrantables.
Yo siempre imagine que podía tener un trabajo que me gustara y que ganara muy bien sin tener que ir en traje sastre y con plumas en la camisa. Crecí y encontré que podía llegar al teatro en converse y que ahí podría ser yo o ser algún personaje, podía vivir una fantasía dos horas y luego volver a mis responsabilidades. He sido afortunada en poder imaginar un mundo más amigable, más relajado, más humano, mejor aun poder encontrarlo y volverlo mi realidad. Eso quiero para mis hijos, que no sigan a un grupo de gente sólo por ser políticamente correctos, seguir por convicción, por su propio descubrimiento.
Quiero que mis hijos me sigan porque estén convencidos que soy una buena persona, con buenas decisiones, no porque yo lo digo, no porque yo soy mayor y eso me de más poder sobre ellos. Que se sepan libres de elegir y yo daré la compañía, la sugerencia pero no las respuestas a todo.

Yo sí crecí con una persona que me decía que eso debía hacer porque ella así lo decía, sin saber porqué y para qué me serviría, claro era de esperarse que me convirtiera en una rebelde, necesitaba experimentar, necesitaba sentirme libre. Habrá que buscar muy bien dentro de nosotros qué significa libertad y qué queremos para nuestros hijos dentro de esa libertad. También dejar de tener miedo al ceder ante un postre antes de comer o un día de comida chatarra. Cuando crecemos lo hacemos así, ¿a quién no se le ha antojado comprarse un helado sin haber comido? A mi varias veces y ¿saben? me lo compro y lo disfruto sin culpas porque sé que en elgún momento tendré hambre y comeré, vamos no pasa nada…

Soy una mujer bastante relajada y eso me ha permitido tener amigos de toda clase, actores, abogados, adolescentes, matemáticos, músicos. El mundo no creo que tenga que ser tan cuadrado y tan estricto, necesitamos más gente amorosa, más gente entregada, más tolerante, en fin. Claro que me importa como educas tú a tu hijo porque el día de mañana mis hijos convivirán con los tuyos, el mundo puede ser un mundo amigable mientras iniciemos desde nuestras casas a ser amigables con lo más preciado que hay en ellas.

Espero este sea un texto para reflexionar y ojalá cambie algunas perspectivas por un bien común, porque estamos tu y yo en este mundo, me interesa lo que tú piensas, lo que opinas. Todos necesitamos de todos, ese ser “independiente” hay que replantearlo de la mejor forma para nuestros niños… 

 

Gracias por dejar tus comentarios, por opinar y plasmar aquí tu voz 🙂

Fotografía Jaki Good

Anuncios

63 pensamientos en “Los padres y su nueva obsesión por el poder.

  1. Pingback: free ipad

  2. Pingback: Best Battery Jump Starters

  3. Pingback: Best Battery Jump Starters

  4. Pingback: rapid debt settlement

  5. Pingback: rapid debt settlement

  6. Pingback: Escort girl Paris

  7. Pingback: Escort girl Paris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s