Al padre de mis hijos.

ishamom_05
Día 28.

¿No te lo he dado todo? ¿No te lo di? Intentando y luchando por salvar lo nuestro una y otra vez, dándote todo lo que tenía, todo y mucho más….

Te di toda mi energía, mis sueños, mi corazón en cuerpo y alma.

Tal vez no recuerdes lo que fui en tu vida, pero yo sé que me tuviste y por todos estos años nunca me importo alguien más o algo más que mi familia.

Tal vez fue la costumbre de tenerme ahí, estaba demasiado ganada, demasiado segura.

En verdad no recuerdas que una vez nos amamos y ahora huyes de mi, de mi dolor, de nuestro sueño.

Soy una mujer que ahora vive sin sus dos grandes razones de vida, yo que decidí ser una madre presente, que no quise hacer mi carrera para no perderme ni un día de su crecimiento. Estuve en cada momento importante de mis hijos, la primer caída, la primer visita a urgencias, sus primeros pasos, la primera vez que dijeron mamá, en cada enfermedad los cuidaba, todas las mañanas peinaba a Sophie, veía vídeos de peinados para niñas, le tomaba fotos y @yosoymariela y yo nos dábamos tips sobre cómo peinar a nuestras nenas.

No puedo imaginar lo que ellos puedan pensar de mi, teníamos esa gran conexión, no puedo creer aún que lleve 28 días de estar lejos de ellos, de no escuchar sus risas, de no poder abrazarlos, sus voces. No he siquiera podido entrar más de cinco minutos a sus cuartos, todo está exactamente como lo dejaron el día que te los llevaste.

Llévatelo todo, todo. Pero mis niños me necesitan y yo a ellos. ¿Porqué deben pagar ellos? ¿Porqué crees que esta bien que 28 días con todas sus noches sigamos separados? Simplemente ¿porqué?

Evito completamente los lugares con niños, las caricaturas, mis amigas con hijos. Este golpe ha sido el más duro de mi vida y está siendo totalmente a propósito, con alevosía.

Pensé que me amabas mucho más que esto, pensé que en verdad cuidarías a la madre de tus hijos, en verdad creí que te importaba que yo estuviera bien, en verdad creí que alguna vez me amaste, lo creí…

Y aquí está lo que quiero decirte: te ruego me dejes ver a mis hijos, también son míos ¿sabes? Estuvieron dentro de mi, la primera vez que pudieron moverse fui yo la que los sentí, sabía que con el chocolate Sophie no paraba de girar en mi panza y que a Nico le molestaba que me recargara del lado derecho. No me había perdido ni un sólo día en la vida de mis hijos hasta que decidiste tomarlos, dejándome incompleta, rota, sin pulso.

Sólo te ruego, si alguna vez me amaste, si alguna vez te importe me devuelvas mi maternidad, tú eres hijo y sabes lo mucho que te puede importar tu mamá, si ella no estuviera te aseguro que aunque tengas casi 30 años estarías llorando diario. Nuestros hijos no son los culpables de absolutamente nada y te lo he dicho, te doy todo, no me pagues nada, mis hijos lo valen todo.

Ojalá supieras el gran daño que nos haces, ojalá pudieras verlo más allá del coraje, más allá de tú dolor. Si, solamente lo supieras…

Si queda algo de compasión en ti, déjame verlos, déjame llamarlos, te lo ruego con todo lo que queda de mi…

Isha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s