Alienación parental

ishamom_11

Fue propuesto por Richard A. Gardner (1985) como un desorden que surge principalmente en el contexto de las disputas legales sobre la custodia de los hijos. Su manifestación primaria es la campaña de denigración de los hijos hacia uno de sus progenitores, una campaña que no tiene justificación. Los hijos están esencialmente preocupados por ver a un padre como totalmente bueno y al otro como lo contrario. El “padre malo” es odiado y difamado verbalmente, mientras que el “padre bueno” es amado e idealizado.

Se han descrito diferentes motivos por los que el progenitor “alienante” puede pretender alejar a sus hijos del otro. Los más importantes pueden ser: incapacidad para aceptar la ruptura de pareja, intentos de mantener la relación a través del conflicto, deseos de venganza, evitación del dolor, autoprotección, culpa, miedo a perder los hijos o a perder el rol parental principal, deseos de control exclusivo, en términos de poder y propiedad, de los hijos.

Si la ruptura de pareja llega, y ésta no supone el final del conflicto sino, más bien, un nuevo escenario en el que perpetuar la disputa, no es difícil que los hijos, acostumbrados al juego de las alianzas, se vean en la necesidad de asegurar el cariño de, al menos, uno de sus padres. La separación siempre es dolorosa y supone un claro riesgo de pérdidas afectivas. Los niños lo saben y, en ocasiones, reaccionan con un natural sentimiento de abandono respecto al progenitor que se va, aunque no puedan entender del todo sus motivos, y con un intenso apego emotivo hacia el progenitor que se queda, al que protegen y piden protección.

Así, el progenitor “aceptado” puede simplemente negar la existencia del otro progenitor o etiquetar al hijo como frágil y necesitado de su continua protección, generando una estrecha fidelidad entre ambos.

Cada uno de los miembros de la pareja se dedica a desprestigiar al otro delante de los hijos, creándose dos bandos familiares enfrentados en los que los niños participan activamente.

Los progenitores alienantes no suelen ser conscientes del daño psicológico que supone a sus hijos la pérdida del otro progenitor. Los progenitores no abusadores pueden apreciar más fácilmente este daño.

Este es un resumen del estudio de Richard A. Gardner, esperando que el padre pueda leerlo y comprender que es un gran daño el que hace junto con su familia. Aunque parezca que con los niños no sucede nada, psicológicamente y sentimentalmente resulta ser demasiado para ellos. aquí hay otros intereses y sinceramente tener los niños en medio de conflictos de los adultos no esta bien para su formación, creencias y crecimiento.

Isha Oropeza

Anuncios

Un pensamiento en “Alienación parental

  1. Hola,

    No sé si ya sepas de este grupo:

    https://www.facebook.com/groups/sapmexico

    Creo que es una excelente iniciativa para combatir este mal, que debería ser tipificado como un delito gravísimo.

    Te mando muchos abrazos y lamento mucho lo que estás pasando. No te conozco, pero soy mamá. Creo que sólo unidos podemos lograr que nuestra sociedad cambie para bien. Y el que un hijo sea nuestro, no significa que somos dueños de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s