Momentos que hacen de una vida, una maravilla.

20130930-212415.jpg

Este último año como muchos saben ha sido de gran crecimiento para nosotros.
Es el año para mi del “Más” ha sido en el que más libros he leído, el que más personas he conocido, el que más he trabajado, he aprendido, reído, llorado, crecido.

Hace poco leí un artículo sobre un hombre y sus últimos recuerdos al morir. Las cosas realmente importantes en nuestras vidas son sin querer las más simples. Él recordaba un día al recoger a su hijo en la escuela y recibir un abrazo de él, la primer cita con su segunda esposa, el nacimiento de sus hijos, la mano de su madre al morir…

Me ha hecho pensar en aquellas cosas que me encantaría recordar en esos momentos.

No cuando nos compramos el primer coche o cuando logramos el trabajo que tanto quisimos, tampoco los premios o reconocimientos, nuestra vida guarda en esa simpleza de la rutina lo más valioso y todo (llámenme cursi) tiene que ver con el amor.

Hice una pequeña lista de los momentos más valiosos de mi vida en menos de la mitad que he vivido. Porque si bien me va me falta vivir por lo menos el doble y eso es ya es un gran, gran regalo.

Aquí van;

La primera vez que Nicolás y yo nos miramos a los ojos en aquel quirófano con tanta luz, al decirle “Soy mamá, todo esta bien.”

La primera vez que abrace a Sophie a penas podía mantenerme despierta luego de más de 22 horas en trabajo de parto, llena de sangre, le limpiaba la carita y la besé en la frente “Te amo con todo mi ser, gracias por llegar.” Fue lo primero que le dije.

La primera y única vez que mi abuela me llevó al cine y se quedó dormida, vimos “Juego de Gemelas” y ella roncaba fuertísimo.

Una mañana en la que caminaba con mi mamá al kinder que se llamaba “Happy” y mi sweater traía una carita amarilla y feliz.

Mi primo y yo diciendo “¿Jugamos a reírnos de nada?” Y podíamos pasar mucho tiempo riendo como locos.

Mi única vez en urgencias al despertar de la anestesia luego de una cirugía muy compleja, levantarme a los 9 años y decir “Me voy a mi casa.” Y las enfermeras riéndose me decían que avisarían a mi mamá que desperté.

La primera vez que cargué a mi hermana y lloré de emoción y amor. Tenía 10 años.

Recordar los momentos que marcaron mi vida me doy cuenta que en ninguno necesite algo más que el amor y la presencia de alguien y me hace pensar en cuantas memorias más me faltan por crear.

Nos olvidamos de crear momentos por intentar “resolver” y la verdad es que, la gente más importante ya está hoy en nuestras vidas haciendo simplezas, cosas cero extraordinarias.

Mientras escribo este post, tengo al lado a mi niñito viendo caricaturas y la nena arriba durmiendo una siesta luego del kinder, ¿Qué más puedo pedir hoy? Este Lunes con todas sus rutinas y simplezas es uno de los más tranquilos y bellos de este año.

No puedo estar más agradecida por la vida, por la gente, por la compañía, por los momentos de los que hoy estoy hecha. Y por todo lo demás que está por venir, por las nuevas experiencias, por los nuevos retos, por los que permanecen y los que están por llegar. Gracias infinitas.

Anuncios

2 pensamientos en “Momentos que hacen de una vida, una maravilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s