Toxic people.

20140305-224642.jpg

Reconociendo y alejando gente tóxica en tu vida.

Don’t let toxic people infect you with the fear of giving and receiving one of the most powerful forces in this world… LOVE!

Yvonne Pierre

Todos los hemos conocido alguna vez, son esas personas que drenan energía en lugar de enriquecerla, aquellos que con burlas te bajan el ánimo y si lo logran tu autoestima en lugar de alentarte, gente que exige más de lo que ellos dan; la negatividad, la culpa, la dependencia, la manipulación, el abuso.

Yo a esas personas les llamo gente tóxica. Una cosa es cierta, no importa lo increíble que seas o lo talentoso siempre nos toca lidiar con este tipo de gente al menos una vez, incluso caer en relaciones profesionales o amorosas tóxicas por no saber manejar este tipo de personas.

Aprendí a reconocerlos por estos puntos.

• Todo siempre es acerca de ellos y de nadie más. Mucho menos de ti.

• Te hacen sentir que nada lo haces bien.

• Sus críticas y burlas te hacen sentir incómodo a su lado

• No te invitan a cambiar o crecer, al contrario a sentirte inferior que ellos.

• Están convencidos que todo es imposible o inalcanzable.

Lo bueno y cierto de todo esto es que con el paso del tiempo aprendemos algunas “tácticas” para lidiar con este tipo de personas. Aquí algunos puntos basados en mi experiencia.

1. Alejate de ellos.

La mejor táctica para lidiar con gente tóxica es definitivo no estar cerca. En algunos casos esto no puede ser una opción pero en la mayoría si.
Algunas veces nos autoengañamos pensando que ellos pueden aprender y cambiar, pero hay patrones muy fijos en estas personas y las más manipuladoras te dirán que pueden mejorar cuando en realidad sólo quieren seguir alimentándote de tu energía, tiempo, atención, dinero por el mayor tiempo posible.

2. Anticípate a ellos.

Es difícil alejarte de esas relaciones, la gente tóxica tiene esa habilidad de hacerte sentir mal por rechazarlos o culparte de las decisiones que tomas. Por esto es muy importante decidir pronto, sin dudar y empezar a alejarte antes de que te hagan responsable por todo lo que ocurre.

3. Manténte firme en los límites.

La gente tóxica suele usarte de una forma u otra. Quejándose de su situación para que acudas a su ayuda todo el tiempo. Constantemente están en situaciones problemáticas que comparten para obtener algo.

Mantener firme los límites significa no dejar que la gente tóxica te use en ninguna de las formas. Significa negarte a escuchar sus quejas, negarte a sacarlos del problema. Cuando tienes firmes tus límites no hay nada malo que puedan hacerte o algo que puedan lograr de ti, incluso no logran angustiarte con sus propias angustias.

4. Superar la culpa.

La mayoría de la gente tóxica son muy hábiles para hacer sentir culpables a los otros cuando no logran lo que quieren.
Esto hace particularmente difícil mantener firmes los límites con ellos.
Pero hay una forma de salir de esto, tener en cuenta que no es tu culpa no complacerlos, saber que ni siquiera es tu deber hacerlo.

5. No te defiendas de ellos.

Cuando tu evitas la gente tóxica y marcas límites con ellos, por lo regular comienzan a acusarte, quejándose y jugando a la víctima para hacerte creer que tienen la razón y así cambies haciendo y accediendo a lo que ellos piden.

Una de las peores cosas que puedes hacer es defenderte. Es casi un acto automático y lo único que hace es mantener un diálogo inmaduro que les ayude a obtener lo que quieren. No llegarás a ningún lado defendiéndote o defendiendo tus acciones.

Desafortunadamente, la gente tóxica está por todos lados. Y tratan de atacar a aquellas personas que son buenas y amorosas, aquellas que para ellos tienen mucho que ofrecer, mucho que obtener. Aprender a reconocerlos y alejarse es lo mejor que podemos aprender para evitar ser lastimados o peor usados.

Últimamente me encontré con algunas personas así y no me arrepiento de haber entregado tanto porque sólo así entendí lo valiosa que soy. Que todo lo que di fue de provecho para esas personas porque al final tanto amor, tanta compasión, tiempo, dinero, entrega siempre volverá a mi.

Que sea siempre con entrega, siempre con amor, siempre con verdad y con la seguridad de que aquella persona que reciba esto no sea una tóxica más.

Y lo único que podemos hacer luego de ser “usados” es perdonar y seguir adelante por aquellos que demuestran y entienden lo valioso o valiosa que eres y no menos.

Las 14 cosas que quiero que sepa mi hija.

20140202-221731.jpg

1. Todo lo que hagas hazlo con pasión y amor.

Mi amor bonito, cada cosa que hagas hazla con toda la entrega, lo que decidas ser o hacer. Las cosas que hagas por amor y en el amor siempre prosperan, no importa si es un trabajo, una escultura, un viaje, un amor. La pasión contagia, la pasión impulsa, la pasión te hace llegar a tus más grandes sueños.

2. Puedes lograr todo lo que quieras hacer, no hay límites.

Cualquier cosa que quieras en la vida, bailarina, maestra, arquitecta, pintora, mamá. Cualquier cosa la puedes lograr y siempre estaré ahí para acompañarte a lograrlo. Nunca permitas que alguien te diga que no puedes.

3. La belleza siempre está en ti.

Naciste hermosa, con la piel del color más bello del mundo, con tu mirada profunda, con toda tu femineidad. Nunca pienses que la belleza es algo parecido a una Barbie o a una revista. La belleza es ser exactamente lo que tú eres, la mejor versión de ti por dentro y por fuera.

4. Agradece siempre.

Por cada cosa, por las buenas y por las malas. Todo lo que llegue a ti es un regalo, aunque algunas cosas no nos gusten o no las entendamos, agradécelas, por las personas que te hacen sentir bien y las que te hacen mal también. Por la vida, por el amor, por tu familia, por cada cosa que llegue a ti.

5. Enamórate siempre que puedas.

Todas las veces amor, enamórate, entrégate. No hay nada más hermoso en la vida que el amor y no cometas el error de tener miedo a él, vive enamorada.

6. Sé valiente, habla siempre con la verdad.

Habrá muchas cosas que no quisiéramos que el mundo supiera, otras que quisiéramos eliminar de nuestras vidas, pero nada enriquece más tu vida que hablar con verdad, no importa lo duro, no importa lo increíble, séte siempre fiel, siempre mi amor.

7. Siempre puedes cambiar de opinión.

Crece, todo el tiempo, cambia de camino, aprende y si algo no te gusta cámbialo pero nunca te detengas. Puedes cambiar de opinión las veces que sean necesarias, equivocarse está bien y a veces es parte del aprendizaje.

8. Siempre disfruta el presente.

No pienses en lo que va a pasar o en lo que pasó, no hace falta analizar las cosas que ya no están a nuestro alcance. El mejor momento de la vida se llama “presente” por eso se llama así, porque es un regalo, vívelo, disfrútalo, valóralo.

9. Cuida corazones.

Las personas más valiosas son aquellas que cuidan los corazones de otras, hacer sentir bien a los demás te hace sentir bien a ti.

10. Toma tiempo para hacer lo que te hace feliz.

Mi amor encuentra algo que te guste hacer y hazlo. Puede ser bailar, pintar, música, cantar, lo que tú quieras y busca siempre tiempo para hacerlo.

11. Deja que personas entren y salgan de tu vida, en paz.

Las personas correctas para estar contigo estarán y cuando se van no es una mala cosa, quiere decir que su función en tu vida se cumplió, deberás dar paso a las nuevas personas, siempre feliz, siempre en paz.

12. Ama a las personas, usa las cosas.

Nunca uses a alguien, para eso existen las cosas y jamás ames las cosas para eso existen las personas.

13. Sé paciente.

Todo llega en el momento justo, no antes, no después. Mantén la visión de lo que quieres y lucha por eso pero espera, llegará.

14. Y nunca olvides…

Que para alguien eres el mundo entero, que para una persona eres la niña y serás la mujer más hermosa e inteligente. Que alguien te ama con el alma y que siempre estará en las buenas y en las malas. Nunca olvides que alguien pidió con todas sus fuerzas vinieras a este mundo y que tú estando en él lo vuelves el más maravilloso para vivir. No olvides que eres valiosa y que mereces ser tratada como tal. No olvides jamás que para alguien eres la persona más importante y ese alguien es tu mamá. Mi hermosa no olvides jamás ser feliz.

Con todo mi amor,
Tu mamá

Momentos que hacen de una vida, una maravilla.

20130930-212415.jpg

Este último año como muchos saben ha sido de gran crecimiento para nosotros.
Es el año para mi del “Más” ha sido en el que más libros he leído, el que más personas he conocido, el que más he trabajado, he aprendido, reído, llorado, crecido.

Hace poco leí un artículo sobre un hombre y sus últimos recuerdos al morir. Las cosas realmente importantes en nuestras vidas son sin querer las más simples. Él recordaba un día al recoger a su hijo en la escuela y recibir un abrazo de él, la primer cita con su segunda esposa, el nacimiento de sus hijos, la mano de su madre al morir…

Me ha hecho pensar en aquellas cosas que me encantaría recordar en esos momentos.

No cuando nos compramos el primer coche o cuando logramos el trabajo que tanto quisimos, tampoco los premios o reconocimientos, nuestra vida guarda en esa simpleza de la rutina lo más valioso y todo (llámenme cursi) tiene que ver con el amor.

Hice una pequeña lista de los momentos más valiosos de mi vida en menos de la mitad que he vivido. Porque si bien me va me falta vivir por lo menos el doble y eso es ya es un gran, gran regalo.

Aquí van;

La primera vez que Nicolás y yo nos miramos a los ojos en aquel quirófano con tanta luz, al decirle “Soy mamá, todo esta bien.”

La primera vez que abrace a Sophie a penas podía mantenerme despierta luego de más de 22 horas en trabajo de parto, llena de sangre, le limpiaba la carita y la besé en la frente “Te amo con todo mi ser, gracias por llegar.” Fue lo primero que le dije.

La primera y única vez que mi abuela me llevó al cine y se quedó dormida, vimos “Juego de Gemelas” y ella roncaba fuertísimo.

Una mañana en la que caminaba con mi mamá al kinder que se llamaba “Happy” y mi sweater traía una carita amarilla y feliz.

Mi primo y yo diciendo “¿Jugamos a reírnos de nada?” Y podíamos pasar mucho tiempo riendo como locos.

Mi única vez en urgencias al despertar de la anestesia luego de una cirugía muy compleja, levantarme a los 9 años y decir “Me voy a mi casa.” Y las enfermeras riéndose me decían que avisarían a mi mamá que desperté.

La primera vez que cargué a mi hermana y lloré de emoción y amor. Tenía 10 años.

Recordar los momentos que marcaron mi vida me doy cuenta que en ninguno necesite algo más que el amor y la presencia de alguien y me hace pensar en cuantas memorias más me faltan por crear.

Nos olvidamos de crear momentos por intentar “resolver” y la verdad es que, la gente más importante ya está hoy en nuestras vidas haciendo simplezas, cosas cero extraordinarias.

Mientras escribo este post, tengo al lado a mi niñito viendo caricaturas y la nena arriba durmiendo una siesta luego del kinder, ¿Qué más puedo pedir hoy? Este Lunes con todas sus rutinas y simplezas es uno de los más tranquilos y bellos de este año.

No puedo estar más agradecida por la vida, por la gente, por la compañía, por los momentos de los que hoy estoy hecha. Y por todo lo demás que está por venir, por las nuevas experiencias, por los nuevos retos, por los que permanecen y los que están por llegar. Gracias infinitas.

Mi sueño, mi parto. PVDC

De los mejores logros de mi vida y si, me siento poderosa, fuerte y una fregona!

Ishamommy

 

Dos años y medio atrás tuve el mayor regalo que una mujer puede recibir, me convertí en madre. Mi hijo fue exactamente como lo había soñado y aún mejor,pero  por el contrario el amor que experimenté jamás lo había imaginado, todo él era perfecto pero el día en que nació nos robaron algo, no sabría describirlo con exactitud pero fue algo arrebatado, lloré después por mucho tiempo, extrañe mi panza por meses y pensé en mi cesárea una y otra vez, una cicatriz me recordaba aquel momento tan triste y cuando veía a mi hijo todo eso había válido la pena pasarlo, hasta el fin del mundo por el. Yo me había preparado para un parto psicoprofiláctico y cuando la doctora me dijo: “tenemos que intervenir” no pude parar de llorar ; todos trataban de consolarme pero lo único que pensaba era que ni siquiera era capaz de parir…

Ver la entrada original 4.711 palabras más

¿Cómo te lo explico?

¿Cómo te lo explico?

20130330-132821.jpg

Cómo te hago saber que esto no es una guerra, que los niños merecen vivir en paz, que todos merecemos ser felices. Cómo te explico que las decisiones sobre ellos sólo las debemos tomar tú y yo, no tu papi, ni tu mami, ni tus hermanitos, ni los abogados.

Cómo te explico que el juez no estará para solucionar nuestros problemas, ni para decirnos qué y cómo hacer con NUESTROS hijos.

Cómo puedo hacerte entender que tu “venganza” afecta a Nicolás y Sophie, que al no darme su ropita, sus juguetes, no me estás haciendo daño a mi, les estás dejando a tus hijos con tres cambios de ropa que yo lavo a diario para que tengan qué ponerse. ¿En verdad nuestros hijos merecen pasar por eso sólo por tu coraje?

Cómo te explico que si tú sigues manteniendo tus mentiras, diciendo que soy alcohólica y drogadicta el que se ve ridículo eres tú, la gente me conoce, tu familia podrá creerlo todo, pero mentirte a ti mismo e ir por la vida contando esa historia cuando siempre he compartido mi maternidad, cuando nuestra escuela nos conoce, nuestros maestros, la gente de teatro, nuestros amigos, tú lo sabes porque vivías conmigo. Sabes que mientes y que sigues buscando a mis amigos o a la gente que me ha ayudado para contarles esa historia… Cuando aceptes ante tu familia que mientes, que lo hiciste por coraje, por hacerme “pagar” el costo altísimo de dejarte, cuando en verdad lo aceptes serás libre.

Cómo te explico que “ensuciar” mi imagen no te hará más libre de culpa, sabes bien quién fuiste con nosotros, sabes bien quién fuiste conmigo y seguirlo negando es negarte por completo a crecer y aceptar lo bueno y malo de ti.

Cómo te explico que tus hijos se darán cuenta quién en verdad eres, tal vez no ahora, tal vez cuando Nicolás tenga una novia que ame y sepa cómo trataste a su propia madre o cuando Sophie tenga novio y sepa que así no, que su mamá no lo permitió y que ella no tiene porqué hacerlo.

Cómo te explico que nadie puede crecer por ti y que tú también tienes una madre a la que tu papá lastimo y la dejo sin nada más que hijos, así casi igual a lo que nos haces a nosotros. La diferencia es que yo no me rendí, yo no me conforme y te demande por lo que es justo que tengamos, que tengan mis hijos.

Cómo te hago saber que no soy cualquier mujer, que soy la madre de tus hijos y que al lastimarme los estás lastimando a ellos.

Hay cosas que nunca he podido lograr que veas y cosas que tal vez nunca entiendas. No puedes quitarle la madre a tus hijos, no por un berrinche, no por un arranque, no hay razón válida para eso.

Cada decisión en el odio, en el coraje te llevara al mismo punto, a un ser vacío y lleno de oscuridad. Hoy que estuvo otra vez tu familia fuera de mi casa te lo dije varias veces “Cuando quieras hablar, hablamos.” Y tu hijo se dio cuenta porque te lo repetí varias veces, Nicolás me dijo, “mami, papá aún no está listo para platicar, ni la abuela.”
El está con una psicoanalista que le ayuda a comprender todo esto y se le ha hablado con la verdad a los dos, sin juzgarla simplemente saben perfectamente lo que ocurrió, siguen dándose cuenta de todo lo que sucede. De cómo nos siguen, de cómo nos esperan, Nicolás cuenta cómo al salir de la casa de su abuela debían salir con todos los tíos y vivir asustados tomados de la mano siempre. De cómo tú mamá sin cuidado me llamaba “loca”, tu hijo sigue pensando que él debe hablar con el juez y sólo tiene 5 años. Él no tiene porque solucionar nada aún, es un bebé y lo llenaste de cargas innecesarias, se preocupa por tener que entrar y decir que quiere vivir contigo para que tú no llores y no lo regañes.

Espero pronto llegue a ti la conciencia, la sabiduría, la inteligencia. Nuestros hijos no son monedas de cambio, merecen mucho más, necesitan lo mejor de ti, ojalá te haga entender y logres aceptar que mientes y sigues mintiendo.

Cómo les explico a esta familia que al no dejar a Iván resolver sus propios problemas le hacen más un daño que un beneficio, que no lo dejan hacerse responsable por nada, cómo les explico que estos niños tienen madre y que jamás los abandonaré, ni renunciare a ellos.

No hay forma de explicar, de hacer entender a quién no quiere hacerlo, a quién no puede verlo y quién se niega a crecer.

Sigo esperando el día en el que yo ya no te importe nada y puedas sin problema hablar, decir qué y cómo hacemos con los niños, saludarnos y despedirnos sin problemas. Porque de mi parte, puedo hablar contigo sin problema, llegar a acuerdos si quieres hacer las cosas bien y correctas.

Espero lo mejor de ustedes, lo mejor de sus acciones, espero tengan la mejor asesoría y que nos dejen vivir en paz como todos merecemos.

Mucha luz en su camino….

Reencuentro con mis hijos.

20130219-222207.jpg

19 de Febrero 2013.

Hoy justamente se cumplen cuatro meses desde que Iván González padre de mis hijos de los llevara arbitrariamente de mi, de su casa, de su escuela, de su familia materna. Fue la mañana del 19 de Octubre la última vez que los vi, AQUÍ el relato de ese día.

El día de ayer tuvimos “El confesionario”, la familia González se presenta igual que siempre, sonrientes, burlones y amenazantes, aquello parecía una reunión familiar que sólo ellos disfrutaban. No me quitaban la mirada de encima sin darse cuenta o si que esto es una muestra más de lo violentos y manipuladores que pueden llegar a ser.
Iniciaron las preguntas para Iván, la hermana parada detrás de mi, le piden que se retire porque debemos estar mi abogado, Iván y yo. Da dos pasos para atrás sin moverse del lugar.

Las principales preguntas son:
“Es verdad que el 19 de Octubre del 2012 Ud. Se llevó arbitrariamente a los menores de nombres Nicolás y María Sophie.”
A lo que responde: “No, aclarando que no recuerdo la fecha.”

Aquí quisiera “refrescar” la memoria de mi ex.

La silla Rota bajo la pluma de Jaime Rochín publicó un mes después de que se llevará a mis hijos este artículo el 19 de Noviembre del 2012.
http://t.co/bnv2VUBC

El 7 de Noviembre del 2012 público Claudia Rodríguez Gilly en Madre Naturaleza el siguiente artículo sobre nuestro caso que se lee aquí http://bit.ly/SCQtt8

El periódico El Universal público el pasado 14 de Diciembre del 2012 dos meses después un artículo sobre nuestro caso que se lee aquí http://bit.ly/Xo0DQb

En fin, no hay mucho que demostrar, mis hijos fueron apartados de mi desde el 19 de Octubre del 2012 y hoy 19 de Febrero del 2013 volví a abrazarlos. Las primeras noches en las que lloraba suplicando a Dios o a lo que pudiera escucharme que me dijera qué hacer, a dónde ir, una guía, ayuda… Lo único que se me venía a la mente era la frase “Los tiempos de Dios son perfectos” y tan perfectos son que el número 19 ha sido exacto, fue una fecha fijada por el juzgado e increíblemente fue el mismo día 4 meses después.

Llegaron mis hijos, los vi a lo lejos, hermosos como siempre y como nunca, rodeados de toda esa familia que ha impedido nuestra convivencia y decido acercarme a ellos. Mis niños muy confundidos, seguramente advertidos y asustados no lograban entender qué sucedía y yo como madre puedo entender que puedan sentirse obligados a no querer estar conmigo o tal vez un tanto molestos, no sabemos lo que está familia ha dicho sobre mi y teniendo al padre tan cerca es difícil mostrarse tal cual ellos son.

Mi amiga Isabel Piquer tomó el video en el cual se puede ver como la familia intenta “proteger” la imagen de Iván, la mujer que sale ahí diciendo “ella no es la madre” es su hermana Tania González que en especial tiene gran interés en mis niños como ya les he contado antes.
De gran importancia seguir difundiendo toda esta información, necesitamos que gente como esta no abuse de los recursos legales como los amparos para separar a los niños de cualquiera de sus padres.

Aquí el VIDEO

Mi niño está muy manipulado y puedo entenderlo por completo, en todo el tiempo que estuvimos sentados Nicolás no quiso acercarse, Iván le dio el teléfono con aplicaciones y juegos para que estuviera sumergido ahí, pude besarlo muy poco, le entregue un álbum de fotos el cual quiso ver y dejar el teléfono de su papá. Encontró una foto donde estábamos en la playa y le dije “¿te acuerdas mi amor? Ahí estábamos los tres.” A lo que Iván en seguida le dijo a Nico “Yo tome esa foto, ahí estaba yo también.”

Sophie me miraba, me dio dos besos y me abrazo tres veces. Vio su álbum de fotos, señalaba con el dedo “Mami, mami”.

Logre estar con ellos a penas 10 minutos cuando nos enteramos que la plática no podía llevarse acabo pues el DIF no estaba.

Iván pidió que se llevarán a mis hijos y tuve que despedirme una vez más de ellos “Nicolás te amo, estamos juntos en nuestros sueños, cuando tú duermes nos encontramos” el movió la cabeza diciendo si, no pudo hablar mucho, era demasiada gente, demasiada presión y un lugar donde los niños no deberían conocer…

Pasamos a una plática de conciliación frente al juez, Iván se mostró como siempre ha sido, descortés, autoritario, enojado, irritable. Alegando que él traía un convenio donde se acordaba que viera a mis hijos en su casa y con su familia ahí, a lo cual me negué dado que esta familia me ha amedrentado y nos ha hecho tanto daño. Para eso está y existe un centro de convivencias.

Debo hacer un gran reconocimiento al juez Juan Jiménez García del juzgado 40 de lo familiar por mostrarse tan preocupado por los derechos de los niños y anteponerlos ante cualquier interés de alguna parte.

Iván dijo que él no presentaba a mis hijos porque primero debían preguntárselo a él y no fue así. El sigue sintiéndose el gran manipulador, pero eso ya terminó, ni los niños deben hacer lo que él diga, ni yo, ¡ni mucho menos el juez! Hay leyes, hay reglas y hay derechos que respetar, lástima que sus abogados no lo estén aconsejando de la forma correcta.

Claramente el juez se lo dijo: “Si Ud. Sigue desacatando y en su rebelde actitud esto será tomado en cuenta en mi decisión final.”.
Iván se comprometió a llevarlos el próximo sábado.

La guardia y custodia provisional aún no están definidas, necesitamos las pruebas toxicológicas y psicológicas que acrediten que lo que Iván dice sobre mi es mentira.

Yo sigo en pie, paciente, tranquila, con mi cuerpo como prueba de la verdad y allá seguirás tú en tu pequeño infierno que solo te buscaste, es gravísimo lo que le haces a nuestros hijos, el dolor que me causaste y también a mi familia, amigos y madres.

Las acciones hablan más que las palabras y así como me sonríes burlandote de mi, espero que al final nada te borre tal sonrisa. Que sigas manteniendo la gran imagen de patán y violento. Que Dios te perdone porque yo ya lo he hecho, pero tengo memoria y por mis hijos lo doy todo.

Quiero agradecer a toda la gente que me acompañó el día de hoy, algunos en forma presente otros en alma y corazón.

•Juan Jiménez García por velar por el derecho superior de mis hijos.

•Juan Vega por parte de la diputada Dinorah Pizano.

•Lorena López de la institución Innmujeres.

•Eduardo Falcón
•Isabel Piquer
•Jesús Robles Maloof
•Xavier Villanova
•Daniel Gershenson
•Fernando Belauzaran
•Dulce María
•Carlos Arturo
•Aura Colín
•Adonay Cabrera y familia.
•Raúl Reaza
•Monse Soto
•Verónica López
•Karina Oviedo
•Marco Alcalá
•Ernesto
•Claudia Ríos
•Natalia Nallino
•Marisa Caraveo
•Laura Ramírez
•Grace Navarro
•Janette Nase
•Alex Barletti
•Vanessa Vidal
•Nuria Sepúlveda
•Dessire Martínez
•Lety Jiménez
•Paulina Soto Oliver
•Celene Moreno

Gracias a Dios por la fortaleza, a la vida por las enseñanzas, a mi familia, a mis amigos. Gracias por cada momento, por cada día, por cada muestra de cariño.

Por haber abrazado a mis hijos hoy ha valido la pena todo esto, sigo luchando por ustedes, porque tengan la vida que merecen lejos de violencia, lejos del mal y tan cerca del amor.

Los amo con todo mi corazón, con todo mi ser, con toda mi alma.

Mamá

92 días sin mis hijos.

20130119-221743.jpg

19 Enero 2013.

No hay momento en el día que no luche por ustedes, que no los extrañe, que no deje de pensarlos.
Sé que ustedes tampoco la pasan bien y quiero creer que todo esto tiene un gran propósito y saldremos beneficiados de esto.

Cuando Nicolás tenía 4 meses la hija de una querida amiga murió y estaba por cumplir dos años. La acompañe en el velorio y recordaba como ella nos contaba lo sucedido, dijo al final algo como “vayan y abracen a sus bebés, ustedes que si pueden” salí lo más rápido posible de ahí, lo único que quería era abrazar a mi bebé Nicolás. Al llegar a casa de madrugada lo saque de su cuna, lo cargue y abrace. No podía parar de llorar y pensé que si él no estuviera sería lo peor que podía pasarme. Y me pasó.

Hoy vivo mutilada, dos partes mías simplemente no están pero las sigo sintiendo, sé que están vivos pero sé que no están bien. Es un dolor en el pecho, en el corazón, duele hasta respirar y no hay nada que alivie ese dolor.
Es dormir tres horas por la noche y despertar a las 4am. Es empezar un día igual, idéntico al anterior donde mis hijos no están.
Es sentir mi pecho vacío porque ya no produzco leche, porque a mi hija me la arrancaron y tuve que tirar mi leche al lavabo por semanas enteras, mi cuerpo, mi alma, mi corazón, los extraña.

Y sigo adelante, sigo viviendo aunque por dentro me falta todo. Mis amigas mamás me preguntan ¿Cómo haces? Yo me hubiera muerto.
Pues en realidad no lo sé, es tal vez un instinto, mis hijos no están bien sin mi y yo no puedo abandonarlos, el padre de mis hijos está lastimando a su propia sangre, no seré yo quien lo detenga. Son las leyes de la vida, las leyes divinas y yo debo estar con ellos protegiéndolos. No hay forma en que yo renuncie a ellos, no hay forma que yo deje de amarlos, salieron de mi, su primer movimiento lo sentí yo, su primer beso se los di yo, ellos viven en mi y yo en ellos, simplemente no hay forma en que nosotros seamos y que nos dejen ser.

Hoy fue la segunda convivencia que dicto el juez para que mis hijos estuvieran cerca de mi. El padre no los dejo, una vez más no se presentó. Y mis hijos no están en edad de decidir nada, tienen 5 y 2 años.
No podría entender ninguna de sus razones porque ninguna es válida para quitarles a tus propios hijos su madre. Lastimar tu propia sangre y seguir viviendo como si en tu vida no sucediera nada.
El daño no me lo están haciendo a mi, el daño es a unos niños indefensos, bellísimos por dentro y por fuera, que merecían lo mejor de sus padres, lo mejor y no menos.

Gracias a toda la gente que ayuda con sus oraciones, con su compañía, con su cariño. Gracias a todas esas palabras, esos mensajes, esas llamadas que alimentan nuestro deseo de estar juntos. Gracias al universo por las lecciones, gracias a Dios por la fuerza, gracias a todos los seres de luz por la compañía, por despertarme e impulsarme.
Gracias por la vida, por mis hijos y por cada cosa que deba suceder para estar finalmente juntos y felices como debimos desde el día uno de nuestras existencias.

Los amo por ser partes de mi, estamos juntos en alma y eso nadie lo podrá separar. Aquí sigo y seguiré. Porque ningún padre vuelva a pasar por esto, debemos ser el ejemplo, el cambio, la acción.

Los amo con todo mi ser, así es y así será para siempre.