Feliz Cumpleaños #3 Sophie

20130821-204623.jpg

The angels definitely delivered you to our door, that is for sure! You are a true gift from heaven. And, I absolutely adore being a mom, being your mom.

I tried my best to always show my love, but I’ve fallen short so many times.
Please know I treasured every moment with you.

There are moments I still feel you dancing in my belly, You are and will always be my baby, my angel.

I loved every minute of our time together, when I was pregnant with you. Moving together, practicing together on my yoga mat, you, sleeping within me—safe from the world. You taught me intimacy at a time when I needed it the most.

You are a leader, you listen to your needs and you are not afraid to make them known. I honor that about you. I knew this about you before I ever saw your face.

You are a quiet, observant spirit. You watch, tentative, calculated a master at making your moves appear fluidly spontaneous.

I remember feeding you, nursing you. I had to be patient and willing to wait. You would drink slowly, mindfully. Filling yourself to prepare to be awake, aware and engaged in everything you did. I watched you grow this way, from sitting up, to crawling, to walking, to running, to sprinting, to climbing, dancing, coloring, playing, practicing yoga.

You understand what others need before they even do. Being gentle with your friends, helping your brother.

The way you come up to me and touch my hand, “Mama, I love you, I love your heart.”

I will never ever forget what you said to me about a four months ago. We were sitting at the table and you looked through me with the x-ray intuition of a sage, “Mama do you know what? I looked at you today and I saw your heart.” “What did my heart look like Sophie?”

“It looked like Love, Mommy.”

From the first time I looked in your eyes I recognized that you know, you know in ways I never will. You understand and I hope you never ever lose that. I will help protect your knowledge, your eternal love and wisdom as long as I live.

You love school, learning, reading, drawing, playing make believe. Sitting and watching you play with your baby doll. Sometimes you don’t even know I watch you, but I do. You are a care taker, a lover, a mother. You tell me all the time how you can not wait to be a mommy. You are good at it, the best.

I love how you eat. You take time, you enjoy every bite, you taste. I learn so much from you. This is how you live your life, you taste every morsel of life.

Your favorite line is, “I can do it by myself.” Yes, I know you can, but sometimes let others help you. It is a lesson I am still learning myself, but it does us some good to let go of responsibility from time to time.

There is just something about you. Something out of this world and I respect it. I always will. I promise to support you in whatever you decide to do in life because I know it is your journey to have. The other day, you told me you are going to be an actress, like you mommy.

Whatever you do and wherever you go, I will hold your hand like I do right now, and I will walk with you.

I am just grateful you chose me to be your mother. I waited for a very long time for you, my kindred spirit.

Sometimes, I wish I could eat the moments with you. When I walk passed your room and find you playing on your floor, singing into your play microphone, or reading a book. I love how you express yourself in your art, many rainbows and hearts, happy pictures reflecting the happiness in your heart.

I’m not worried about you, because you know what you are doing, even when you don’t think you do.

You will always be safe, you will always be protected, and you will always be loved.

Go adventure, be brave, be bold, be courageous because you are meant to discover, to create, to learn, to experience it all and I will love you every step of the way, no matter what.

Con todo mi corazón,

Mamá

Anuncios

Hablando de separación con mis hijos.

20130804-212104.jpg

Cuando eres hija de padres separados siempre te juras no hacer pasar a tus hijos por algo así, lo intentas de todas las formas, aún cuando mantenerte en pareja, en familia pueda ser lo más doloroso y difícil.

Hay que entender que es un duelo para ambos padres muy fuerte y algunas veces me encuentro sumergida en el trabajo, el juicio, las escuelas, la casa y me olvido que para mis niños también está siendo difícil. Aquí somos cuatro con el corazón partido, esta semana que he estado con ellos y que en especial la nena tuvo un virus muy fuerte dejé a un lado todo.

Hablar de lo que sienten puede ser de gran ayuda, cómo lo perciben ellos, pudiera pensar que se dan cuenta de poco pero es todo lo contrario.

De niña yo quería y pedía que volvieran a estar juntos, es algo que tarde mucho tiempo en asimilar, mi mamá nunca lloraba frente a mi pero siempre supe que lloraba, a mi papá se le veía triste y ellos no se hablaban.

Muchos recuerdos llegaron a mi, me vi reflejada en mi hijo, en mi nena que a penas puede entender y que se enoja con facilidad.

Creo que lo mejor que se les puede dar es comprensión, todos pasamos por un momento, por una transición fuerte, un cambio de vida y los corazones más importantes son los de mis niños.

Mi niño me dijo algo muy importante esta semana y fue; lo importante es acostumbrarse.

Lo ha dicho muy bien, adaptarse a los cambios a cualquiera que estos sean, aceptarlos y saber que todo sucede para crecer y ser mejores.

¿Cuál es mi casa y cuál no? ¿Porqué no vuelven a quererse? ¿Porqué no se hablan? ¿Cuánto tiempo va a durar?

A todo esto trate de ser objetiva, de dejar el dolor atrás e intentar darle seguridad, “siempre tendrás a mamá y a papá cerca, ninguno los dejará en toda su vida, las casas, tienen dos, no es una u otra, son las dos y eso es una fortuna. Papá y yo siempre nos vamos a querer pero de una forma diferente, ahora no podemos hablarnos porque nos duele, es como cuando te molestas cuando tu hermana cuando toma tus juguetes, toma un tiempo para que vuelvas a querer jugar con ella, no durará mucho, papá y yo seremos amigos y los vamos a cuidar los dos, la tranquilidad llega con el tiempo y hay que tener paciencia”.

Luego viene una pregunta un poco más fuerte ¿Van a tener novios? “Bueno mi amor, eso ahora no sucederá, lo primero es que ustedes estén bien, que todo se ponga en su lugar, algún día tanto papá como mamá querrán tener a alguien pero no es un tema del cual debamos pensar ahora, papá y mamá hoy sólo van a cuidar de ustedes, de sus trabajos, de sus escuelas, de sus casas.”

Hablar de separación con un niño tan brillante no ha sido cosa fácil, algunas cosas las entiende, otras se muestra un tanto escéptico, es sólo cuestión de tiempo, de paciencia y amor, de sanar.
No sé cuánto tiempo se lleve sentirse por completo bien, que un juicio tan complicado como este termine, que las heridas sanen, lo que ahora si sé es que ambos estamos mejor así y entonces ha sido bueno todo esto. Hemos crecido y aprendido.

Tocaría ahora anteponer a los niños sobre tanto desacuerdo, que lo mejor que podemos darles es seguridad y tranquilidad.

No se trata de tener la razón, de ganar, de luchar, se trata de entender, aceptar sanar y cuidar lo único que ahora nos une, nuestros hijos.

Merecen tener ambos padres. Esperando que el universo escuche mis suplicas, que paren ya esta guerra, que siempre se piense en ellos y que todos salgamos fortalecidos. Que la gente al rededor tome distancia pues obviamente somos 4 y no más los que debemos pasar esta transición y pasarla bien, todos de pie.

Sé que todo sucede por una razón, sé que esto no durará para siempre y sé que estaremos bien, hay días de mucha luz, días maravillosos y otros difíciles. Lo importante nunca rendirse, nada dura por siempre.

Mis niños: van a estar bien, todo esto pasara, los amo con todo mi corazón. Sean fuertes porque no están solos, nunca lo estarán.

Mamá

Love will always find a way

20130728-230636.jpg

Hace mucho tiempo ya que no hablo de toda la situación que este último año viví. Hoy me reuní con la madre de una amiga la cual estaba muy interesada en saber lo ocurrido.

Luego del 7 de Marzo que me fueron entregados mis hijos me había prometido no volver a tocar el tema, tratando de seguir adelante dejando todo el pasado donde debe estar.

Cinco meses después comienzo a contar la historia desde el principio, la reacción de las personas me sorprende, cuando vives algo así, cuando estás dentro no logras ver el huracán completo, es como estar en el fondo de un pozo e intentar sobrevivir, mantenerte fuerte, ser paciente, pero sobre todo nunca perder la fé, sin poder ver lo que de fuera se ve.

Hoy un poco “fuera” entendí de a pocos y por partes la gravedad de las cosas. Cuando una madre pierde a sus hijos naturalmente a todo el mundo le parece lo más injusto que la vida puede hacer, ni siquiera tiene nombre.
Me parece que de los dolores más fuertes que una madre puede sentir es perder a sus hijos. Ahora cuando una persona te los roba, ese dolor es aún peor, porque no sabes dónde están, si están bien, en ese tiempo mi nena era una bebé que no se dormía sin mi y no puedo imaginar el dolor que ella también sintió. Mi hijo mayor no había pasado sin mi ni un sólo día, porque nunca me fui de vacaciones sin ellos, el máximo tiempo que pasábamos separados era para poder ir al cine con su padre.

No dimensionas lo que vives hasta que comienzas a verlo de lejos.

El grado de crueldad de esta familia al primero al llevárselos con toda la alevosía y ventaja, AQUÍ el primer texto que escribí sobre ello, luego esta familia tiró mi blog, me suspendió mi celular, dejaron de pagar el departento donde vivía con mis hijos AQUÍ todo lo sucedido. Y así, ellos no pararon, aún no paran. Todo les ha salido mal, no hubiera podido ser de otra forma.

No había conocido personas tan crueles y tan bajas, en Navidad no me permitieron hablar con mis hijos, en el cumpleaños del mayor tampoco. Han sido una serie de eventos que hablan por si solos, una serie de injusticias y abusos que jamás hubiera imaginado de toda esa familia y del padre de mis hijos.

Yo sé que esto no durará toda la vida, mi mayor recompensa es saber que no lo han logrado, no han podido terminar conmigo al contrario me han hecho una mujer fuerte, segura y mejor madre de lo que ya de por si era.

Espero Dios, el universo, en lo que quiera que crean tenga compasión de ustedes, de todo el daño que han querido hacer y aún a la fecha intentan.

Todo poco a poco se acomoda, hay muchos escritos que no he podido publicar por restricciones que el juzgado me ha puesto, pero están, existen y en su momento podrán ser públicas.

No sé cómo tuve las fuerzas para luchar contra más de 10 familiares de mi ex, bien lo dice todo el mundo, “el amor de madre lo puede todo” y se aprovecharon por saber que estaba sola, pero en realidad nunca lo supieron, no estuve sola ni un instante, gente solidaria algunos que a penas me conocían, otros amigos de toda la vida, la gente de teatro, todos han sido grandes seres que no me han soltado.

Hoy volví a recordar el infierno por el que este año pasé y lo bien que ahora estoy, aún con su oscuridad, aún con sus abusos. Ahora siempre hacia adelante, nada me cansa, nada me tira, no pudieron desaparecerme, eliminarme, humillarme.

Y ha sido el amor a mis hijos, el apoyo de mi gente, el crecimiento, la sapiencia aquello que me ha hecho una gran mujer.

Cada vez estamos mejor, finalmente el sol comienza a salir y ver que todo ha válido la pena. En mi mundo la maldad nunca tendrá lugar y aunque se necesite de su oscuridad para nuestra luz llegara el día en que la vida les ponga un alto.

Persiguiendo Sueños.

20130723-120009.jpg

El próximo 2 de agosto se cumple un año de haber tomado la decisión de separarme. Por supuesto nunca imagine una separación así, mi plan era dejar pasar Navidad, cumpleaños de Nicolás (20 de Diciembre) y año nuevo para luego separarme.

Ese 2 de agosto del 2012 ha sido de los días más importantes y significativos en mi vida, coincidiendo además con mi cumpleaños. Esa noche pase algunas horas llorando en el baño, preguntas para mi aterradoras que ahora las recuerdo y no me parecen nada comparado a lo que tuve que vivir en este año. Preguntas como ¿Y qué haré separada y con dos niños? ¿Cómo iniciare mi carrera? ¿Qué pensara la gente de mi? ¿Es la decisión correcta? ¿Debería aguantar más?
Mi única certeza en ese momento era que no era feliz y algo debía hacer para cambiarlo, de fuera, como en un aparador, mi vida parecía perfecta; una pareja de jóvenes con una niña y un niño en un departamento “lindo” con comodidades, rutinas, seguridad….

Pero no era eso lo que yo quería, ¿acaso estaba loca? Recuerdo las pláticas en la preparatoria con mis amigas, todas decíamos”Terminaremos la carrera, nos casaremos con tal o cual, tendremos una Mamivan, iremos al gimnasio, recogeremos a los niños a la escuela y nos reuniremos para tomar el café”, sonaba tentador. Aunque no me sentía completamente de acuerdo. ¿Y nuestros sueños? Veníamos a este mundo a casarnos, tener hijos, estabilidad, rutina, tranquilidad, certezas… Tal vez si, pero para mi, tal vez no.

Y aunque al principio les digo sonaba el plan perfecto había algo en mi que me lo cuestionaba todo.

Y no me mal entiendan, hay madres magníficas que se quedan en casa, cuidan al marido, hornean pasteles, hacen disfraces, crean un menú estupendo para toda la semana, vaya mujeres que son Brie in Desperate Housewives y me parecen realmente admirables, pero yo, no quería una vida así, debía hacer mucho más con todo lo que a lo largo de mi vida había soñado, debía realizar muchas cosas, imaginar otras tantas, sentirme libre, pero sobretodo serme fiel a mi misma.

Hoy sé que se requiere coraje, valor, tener iniciativa, tomar decisiones y nunca darse por vencida.

No, no ha sido nada fácil este año, ha sido de los más dolorosos de mi vida y agradezco haber sido tan valiente de decir basta y darle un giro por completo a mi vida.

A lo largo de este año he conocido gente maravillosa y valiosa, otras personas tuve la fortuna de conocerlas a fondo y sorprenderme de los maravillosos seres humanos que son.

Algunos otros no me han soltado la mano, han caminado conmigo, me han escuchado, me buscan para saber cómo estoy, cómo están mis niños, otros simplemente me han prometido nunca abandonarme pase lo que pase y eso, finalmente es amor incondicional lo que todo el mundo espera y busca.

Soy muy afortunada por tenerlos en mi vida, por conocerlos, por ser parte de ustedes y por ustedes ser gran parte de mi.

He hecho amistades invaluables, me he conocido mucho más, he crecido, he vuelto a sentirme feliz y todo, absolutamente todo lo agradezco con el corazón.

Hace un año tenía una vida “perfecta” hoy tengo la vida a mi gusto, a mi manera, la vida que siempre quise, llena de verdades, llena de amor, tal vez con imperfecciones pero mía al fin.

Corte mis hilos, los de tristeza, los de dependencia, los de miedo, los de inseguridad. Me atreví a dejar todo el dolor detrás, a soltar un pasado tan tormentoso y a seguir adelante con los seres de luz más bellos que la vida me dió, mis hijos.

Me atreví a cambiarlo todo, a empezar de cero y a luchar por mis sueños siempre de la mano de mis hijos.

Gracias por aparecer y permanecer en mi vida E. Nada lo hubiera logrado sin todo tu cariño, paciencia y entrega.

Mi sueño, mi parto. PVDC

De los mejores logros de mi vida y si, me siento poderosa, fuerte y una fregona!

Ishamommy

 

Dos años y medio atrás tuve el mayor regalo que una mujer puede recibir, me convertí en madre. Mi hijo fue exactamente como lo había soñado y aún mejor,pero  por el contrario el amor que experimenté jamás lo había imaginado, todo él era perfecto pero el día en que nació nos robaron algo, no sabría describirlo con exactitud pero fue algo arrebatado, lloré después por mucho tiempo, extrañe mi panza por meses y pensé en mi cesárea una y otra vez, una cicatriz me recordaba aquel momento tan triste y cuando veía a mi hijo todo eso había válido la pena pasarlo, hasta el fin del mundo por el. Yo me había preparado para un parto psicoprofiláctico y cuando la doctora me dijo: “tenemos que intervenir” no pude parar de llorar ; todos trataban de consolarme pero lo único que pensaba era que ni siquiera era capaz de parir…

Ver la entrada original 4.711 palabras más

¿Cómo te lo explico?

¿Cómo te lo explico?

20130330-132821.jpg

Cómo te hago saber que esto no es una guerra, que los niños merecen vivir en paz, que todos merecemos ser felices. Cómo te explico que las decisiones sobre ellos sólo las debemos tomar tú y yo, no tu papi, ni tu mami, ni tus hermanitos, ni los abogados.

Cómo te explico que el juez no estará para solucionar nuestros problemas, ni para decirnos qué y cómo hacer con NUESTROS hijos.

Cómo puedo hacerte entender que tu “venganza” afecta a Nicolás y Sophie, que al no darme su ropita, sus juguetes, no me estás haciendo daño a mi, les estás dejando a tus hijos con tres cambios de ropa que yo lavo a diario para que tengan qué ponerse. ¿En verdad nuestros hijos merecen pasar por eso sólo por tu coraje?

Cómo te explico que si tú sigues manteniendo tus mentiras, diciendo que soy alcohólica y drogadicta el que se ve ridículo eres tú, la gente me conoce, tu familia podrá creerlo todo, pero mentirte a ti mismo e ir por la vida contando esa historia cuando siempre he compartido mi maternidad, cuando nuestra escuela nos conoce, nuestros maestros, la gente de teatro, nuestros amigos, tú lo sabes porque vivías conmigo. Sabes que mientes y que sigues buscando a mis amigos o a la gente que me ha ayudado para contarles esa historia… Cuando aceptes ante tu familia que mientes, que lo hiciste por coraje, por hacerme “pagar” el costo altísimo de dejarte, cuando en verdad lo aceptes serás libre.

Cómo te explico que “ensuciar” mi imagen no te hará más libre de culpa, sabes bien quién fuiste con nosotros, sabes bien quién fuiste conmigo y seguirlo negando es negarte por completo a crecer y aceptar lo bueno y malo de ti.

Cómo te explico que tus hijos se darán cuenta quién en verdad eres, tal vez no ahora, tal vez cuando Nicolás tenga una novia que ame y sepa cómo trataste a su propia madre o cuando Sophie tenga novio y sepa que así no, que su mamá no lo permitió y que ella no tiene porqué hacerlo.

Cómo te explico que nadie puede crecer por ti y que tú también tienes una madre a la que tu papá lastimo y la dejo sin nada más que hijos, así casi igual a lo que nos haces a nosotros. La diferencia es que yo no me rendí, yo no me conforme y te demande por lo que es justo que tengamos, que tengan mis hijos.

Cómo te hago saber que no soy cualquier mujer, que soy la madre de tus hijos y que al lastimarme los estás lastimando a ellos.

Hay cosas que nunca he podido lograr que veas y cosas que tal vez nunca entiendas. No puedes quitarle la madre a tus hijos, no por un berrinche, no por un arranque, no hay razón válida para eso.

Cada decisión en el odio, en el coraje te llevara al mismo punto, a un ser vacío y lleno de oscuridad. Hoy que estuvo otra vez tu familia fuera de mi casa te lo dije varias veces “Cuando quieras hablar, hablamos.” Y tu hijo se dio cuenta porque te lo repetí varias veces, Nicolás me dijo, “mami, papá aún no está listo para platicar, ni la abuela.”
El está con una psicoanalista que le ayuda a comprender todo esto y se le ha hablado con la verdad a los dos, sin juzgarla simplemente saben perfectamente lo que ocurrió, siguen dándose cuenta de todo lo que sucede. De cómo nos siguen, de cómo nos esperan, Nicolás cuenta cómo al salir de la casa de su abuela debían salir con todos los tíos y vivir asustados tomados de la mano siempre. De cómo tú mamá sin cuidado me llamaba “loca”, tu hijo sigue pensando que él debe hablar con el juez y sólo tiene 5 años. Él no tiene porque solucionar nada aún, es un bebé y lo llenaste de cargas innecesarias, se preocupa por tener que entrar y decir que quiere vivir contigo para que tú no llores y no lo regañes.

Espero pronto llegue a ti la conciencia, la sabiduría, la inteligencia. Nuestros hijos no son monedas de cambio, merecen mucho más, necesitan lo mejor de ti, ojalá te haga entender y logres aceptar que mientes y sigues mintiendo.

Cómo les explico a esta familia que al no dejar a Iván resolver sus propios problemas le hacen más un daño que un beneficio, que no lo dejan hacerse responsable por nada, cómo les explico que estos niños tienen madre y que jamás los abandonaré, ni renunciare a ellos.

No hay forma de explicar, de hacer entender a quién no quiere hacerlo, a quién no puede verlo y quién se niega a crecer.

Sigo esperando el día en el que yo ya no te importe nada y puedas sin problema hablar, decir qué y cómo hacemos con los niños, saludarnos y despedirnos sin problemas. Porque de mi parte, puedo hablar contigo sin problema, llegar a acuerdos si quieres hacer las cosas bien y correctas.

Espero lo mejor de ustedes, lo mejor de sus acciones, espero tengan la mejor asesoría y que nos dejen vivir en paz como todos merecemos.

Mucha luz en su camino….

De nuevo juntos 💛

20130224-172428.jpg

Dos horas juntos 23 de Febrero 2013.

Luego de la plática con el juez al parecer Iván logro entrar un poco en razón. Llevo a mis niños al centro de convivencias el sábado pasado. Es la primera vez que los veo llegar después de 6 desacatos al juez.

Primero nos dieron un recorrido por el lugar, al principio Nicolás no quería saludarme, le daba mucha pena estar cerca de mi. Sophie de inmediato quiso que la cargara. Iván tenía en brazos a Nico y yo a Sophie, dimos el recorrido por el lugar mientras se me explicaban “las reglas”. Entre ellas, no poder asomarse a las ventanas, tomar video, usar el celular y sólo poder tomar fotos, si los niños lloran y no se pueden calmar se le llamará al padre y se le entregan. También mencionaron que podíamos llevar alimentos y en el jardín hacer una especie de “picnic” a lo que Iván se negó diciendo que él les traería los alimentos. A mi poco me importa quién los lleve, yo feliz de estar con mis niños.

Teníamos una psicóloga que nos acompañaba y empezamos. Yo tenía pensado abrazarlos todo lo que pudiera, besarlos, saber cómo han estado, pero sobre todo estar lo más cerca a ellos.
Mi sorpresa fue darme cuenta que ellos lo que querían era jugar, no les interesaba qué pasaba ni porqué y yo debía hacer a un lado mis “necesidades” para darles lo que para ellos era importante. Aún así, los abrace muchísimo, platicamos de todo y nada relacionado al tema. Corrimos como siempre, nos subimos a los juegos y dos veces escuchaba el “Señora no puede estar dentro de la casita” “Señora no puede subirse a las resbaladillas” jajajaja se me olvidaba por completo.

Reímos mucho, Nicolás volvió a ser él, simpático, bromista, juguetón, con toda la energía, reía a carcajadas y Sophie habla tanto, dice frases completas, cosas como “Este es mi amigo y va a jugar con Winnie the Pooh” ¡wow, Mi niña habla muchísimo!

Les lleve varias fotos, esta vez no se las di porque el álbum pasado que les entregue Iván se los quito. Me lo dijo Nicolás, que se había perdido y que papá no quería buscarlo. Les entregue sus corazones con las fotos que había comprado esperando que esta familia no se los quite.

Sophie veía las fotos y me decía mi mamá con “titi” refiriéndose al pecho, luego volteo si carita y me dijo “Mami quiero ver tu titi, enséñame” a lo que solté la carcajada jajajaja no podía sacarme la titi ahí, qué bella.

Leímos cuentos, llevaba ya muchos libros, a mis niños desde muy bebés les ha gustado que les lean o verlos. Nicolás sentado en mis piernas, Sophie recargada leímos 4 libros pequeños.

Nicolás me platicaba mucho, pude darme cuenta que no entendían muy bien lo que sucedía, pero tampoco se atrevían a preguntar, tal vez no sabían ni qué pregunta hacer y yo creo que no era el momento de dar respuestas ni explicar nada aún.

Fueron dos horas maravillosas, no había pasado un sólo día, estábamos como en un día normal. Corrimos riéndonos, nos escondíamos, nos asustábamos. Éramos ellos y yo como cada tarde después de comer. Verlos, abrazarlos, escucharlos, mirarnos a los ojos, sonreírnos, abrazarnos ha sido maravilloso.

Entregue a mis niños y me encanta ver el “show” que Iván hace, se pone de rodillas en el piso extiende los brazos y grita “Miiiiis ninñooooos” a lo que los niños se emocionan y reaccionan. Eso nunca lo hacia Iván y me da mucho gusto saber que aunque sea para exhibirse está siendo mejor padre, saber que aunque todo es para dar cierta imagen eso le está haciendo crecer y hacerse responsable, ser paciente con Nicolás e involucrarse más con Sophie. Por lo menos todo esto ha servido para que logre ser mejor padre de lo que su padre ha sido. Me da felicidad porque finalmente mis hijos se benefician de su exhibición y para tener como él dice a Nicolás de su lado lo ha entendido y espero haya dejado de castigarlo o pegarle.
Que todo esto sirva siempre para bien, que ahora se acerque a Sophie y logren crear un lazo que le costó tanto hacer.

Yo no me preocupo por nuestros lazos, les he dado a mis hijos lo mejor de mi, me preocupaba tanto, me relacionaba cada que podía con otras madres, intercambiábamos artículos, escribíamos nuestras experiencias de maternidad, me apegue a la filosofía “crianza con amor” dormí con mis hijos, hice todo lo que el corazón me decía hacia ellos y si, recibía mil críticas.

“Si no quieres recibir críticas, no hagas nada, no digas nada, no seas nada.” Don Quijote

Yo por el contrario, le di el pecho a mi hija hasta que Iván nos separo, dormía con ella, Nicolás y yo hacíamos todo juntos, plastilina en casa, recortes, libros, figuras, dibujos, ver películas. Mis lazos fueron creados con todo el amor, la dedicación y la prueba está en que después de cuatro meses y dos horas apartados de el papá mis niños eran los de siempre, maravillosos, amorosos, activos, simpáticos, ocurrentes.

Difícilmente tuvo que ser así, tuve que sembrar estos 6 años y ahora cosecho amor. Lamento que tuviéramos que pasar por todo esto y creo que si Iván no logra hacer las cosas por amor, si sigue declarando que me quito a los niños primero por ser drogadicta y alcohólica y luego por estar bajos de peso, las cosas para él no podrán mejorar porque esta viviendo en la venganza, en el coraje, en el odio y el resentimiento.

Todos los días pido por ti Iván, porque queramos o no has sido mi mejor maestro, gracias a ti yo estoy donde estoy. Y aunque no te guste también he sido tu maestra, ahora aunque sea por aparentar estás mejorando, no de la manera que quisiéramos pero por lo menos mis hijos están siendo beneficiados.

Espero con el corazón te lo escribo que aprendas a ser tolerante, tranquilo, feliz y que pases menos tiempo enojado por cualquier tontería. Que ames y seas amado, espero que dejes de pelear con quién sea y que logres plenitud.

Mi gran certeza es que todo aquello hecho en el odio y deseando el mal a otro no prospera, sé la madre que fui, sé la madre que soy y me ha quedado claro que el amor va más allá del bien o del mal.

Estoy muy agradecida por ustedes que sacrificaron su crecimiento por el mío, porque hoy soy la mejor versión de mi gracias a las difíciles pruebas que me puso la vida. Hoy vivo en paz, confiada en que todo sale bien como debe ser, como merecemos.

Me acuerdo que Tania su hermana le decía a mi mamá que yo podía hacer una nueva familia que tuviera otros hijos y que dejara a estos. Así se puede hablar cuando no tienes consciencia del amor hacia un hijo, que son irremplazables y si, aunque podría tener muchísimos hijos, los míos son Nicolás y Sophie, no cambiaría por nada a mis niños. También deseo toda la paz en tu corazón, que la vida te de lo que más anhelas y así logres dejar que lo que no te pertenece sea libre y esté donde le corresponde.

Muchas gracias por todos los regalos que la vida me ha dado, soy muy bendecida y ahora estoy más tranquila sabiendo que todo sucede en su tiempo perfecto y tiene un porqué.

Gracias por todo su cariño, gracias por todo su amor, por sus oraciones, por su compañía. Les quiero muchísimo familia y amigos que para mi es lo mismo y vaya que engrandecí a mi familia.
Feliz, feliz!

20130224-172403.jpg