Destete día 10: la nena se enferma.

Resulta que la nena esta muy enferma, fiebre alta por tres días, noches pésimas y ella sólo pide ti-ti. A mi me parecería una bestialidad decirle que no, vamos ni siquiera es algo que me pase por la cabeza, menos cuando sabes que el mejor alimento lo tienes tú, las mejores defensas, el mejor analgésico…

No podría resistirme a esos ojitos tan tristes, a esas manitas tan delgaditas, a esos brazos abiertos que me piden abrazarme. Y es que al final esto es cuestion de amor, siempre ha sido por amor que yo he prestado mi cuerpo, desde el primer día que sentí que estaba embarazada ya no era yo, he compartido todo con ella, desde mi sangre hasta mis pechos. Por esta vez no pude continuar con el destete y para algunos es mi fracaso; para el padre de la criatura sobre todo que para él siempre ha sido dificil aceptar que yo de pecho por tanto tiempo, antes el reclamo era que el no podía quedarse con la nena más de dos horas porque ella me necesitaba, luego ha sido porque no podemos salir sin la nena, ahora la nueva es que él no me puede ver trabajando si la nena está pegada al pecho. Sigue leyendo

Primer día de escuela; Slipping through my fingers all the time

Sometimes I wish that I could freeze the picture
And save it from the funny tricks of time
Slipping through my fingers all the time…

Al parecer fue más complicado para los papás que para ella, saber que inicia una nueva etapa, que tendrá nuevos amigos, un espacio para ella y que mis mañanas estarán libres me da cierta nostalgia. Pero a diferencia de las primeras veces de Nico ahora me siento más tranquila, entre que la escuela me convence del todo, la maestra con la que está es la dulzura con patas y que su hermano esta ahí también, todo parece pintar muy bien.
Hoy inicia una etapa para todos, mi bebé se fue a la escuelita a sus 16 meses 🙂 estuvo solamente dos horas, salió feliz y nos dijeron que estuvo muy tranquila, que le gusta el material y que almorzó muy bien. Me llena de ternura como lo ha venido haciendo desde hace 25 meses.
La amo tanto y qué gusto poder compartir momentos como estos que en verdad son por los que vale la pena vivir.
Sigue leyendo

¡ Feliz cumpleaños #4 !

 

 

La primer cosa que me paso por la mente cuando vi la prueba de embarazo positiva fue: “No tengo nada que ofrecerte, nada para darte, nada para cuidarte”
Hoy a 4 años de tu nacimiento me doy cuenta de lo equivocada que estaba y de lo mucho que te he dado.

A ti te encanta que te cuente la historia y esta vez la escribiré para que un día puedas leerla:
 Llegamos un día a la cita para el ultrasonido, tenía casi 4 meses de embarazo fue el día de mi cumpleaños, decidí ir ese día para que mi regalo fuera saber si eras un niño como yo quería o una niña, nos confirmaron y lloramos, (en esta parte siempre me preguntas si yo no quería y porque lloraba, te he explicado varias veces que las personas a veces lloran de felicidad pero aun no me lo crees jiji) salimos de ahí a llamar a todo el mundo para decir que eras un niño, estábamos tan felices y nos abrazamos por mucho tiempo.
La primera vez que te vi te dije: “Hola Nico, soy tu mamá y todo va a estar bien” las luces te molestaban y cerrabas los ojos, estabas cansado.
Todavía puedo recordar ese olor de recién nacido, tu piel que se caía en pedacitos, tu fragilidad, tus dedos largos y flaquitos, nunca cerrabas la manita, ese reflejo de agarre que tienen los bebés llego más tarde en ti y tenias una manchita roja en el párpado izquierdo.
El primer año se me paso muy rápido, las horas del día no me alcanzaban para estar contigo y las madrugadas donde sólo me despertaba yo para darte de comer las disfrutaba intensamente porque eran nuestros momentos a solas.
Estuve en cada momento importante, desde la primera vez que dijiste mamá hasta la primer caída, la primer ida a urgencias, la primer temperatura, la primer ida al cine, etc.
Hoy sé que te he dado tanto, qué equivocada he estado al pensar que no tenía nada que ofrecerte. Te he dedicado estos cuatro años a seguir firmemente tus pasos, tus logros, tus victorias y también tus malos ratos y enfermedades. Hemos aprendido tanto de la vida juntos y me siento muy agradecida de ser tu mamá, de caminar a tu lado y de tomar tu mano.
Inicia un nuevo año en tu vida y nos queda mucho camino por recorrer, que mientras sea a tu lado no importa las pruebas, los retos, las dificultades.
Espero siempre encuentres una razón para sonreír y que te sepas muy amado por tu familia.
Hoy hace cuatro años me diste la fortuna de ser mamá y conocí el verdadero amor, gracias Nico por estos hermosos años a tu lado.Te amo con todo mi corazón,
¡feliz cumpleaños!

Mamá
 

Un gran día: venciendo la frustración.

Hoy recogí a Nico del kinder llorando, fue una sensación horrible.
Llegue muy temprano como siempre, esperaba en la puerta en lo que salía cada niño, éramos unas 6 mamás, luego 4, luego sólo yo.
Salió la directora que es un pan de Dios a decirme: “si gustas ir a dar una vueltecita, él tiro mucho material y lo tiene que recoger”
No se me ocurrió preguntar nada, tampoco pensé que había algún problema.
Fui a casa de una amiga a recoger un regalito que le tenían a los niños. Me habré tardado 15min o menos cuando ya estaba de vuelta.

“Aun no se calma, si quieres pasa para que esperes dentro”
Ya dentro escuchaba a Nico llorar y gritar “mamáaaaaa”. Y yo que ya saben soy muy sensible se me partía el corazón. Más por no saber lo que ocurría.
Salió de nuevo la directora y le pregunté ¿Qué había pasado?
Entonces ella se sentó conmigo y me platico:
“Nico tomo un pañuelo y al pedirle que lo dejara en su lugar no quiso hacerlo, tiró todo lo que encontro a su paso entre varias cosas las cuentitas para hacer collares.” (si esas diminutas que debes recoger una a una, las usan para La motricidad fina)
Sigue leyendo

Felices 10 meses Sophie

Sophie vino al mundo como tú y como yo
Con un pan bajo el brazo y no preguntó
Llegó y sin permiso me robó el corazón.

Sophie lloraba, yo no la entendía
Pero su sonrisa me daba la vida
Sophie lloraba y a mi me llenaba de amor.

Bienvenida niña,
Niña guapa, Sophie
Te di la vida
Y ahora tu
Me la das a mí.

Le imagine un mundo diferente
Algo distinto, algo más decente
Un lugar mejor al que yo le podía ofrecer.

Un mundo más limpio, humano y transparente
Un sitio agradable, feliz e inteligente
Algo mejor, al mundo que ella iba a tener

Cada mañana cuando me levanto me digo a mi misma
Que tengo que hacer algo
Para darle a Sophie una vida en un mundo mejor

Cada mañana cuando me hago una promesa
Ser mejor persona, respetar esta tierra,
Para que los niños vivan en un mundo mejor.

Bienvenida niña
Niña guapa, sara
Te di la vida
Y ahora tú
Me la das a mí.

Félices 10meses nena, espero compartir una vida entera, tener la dicha de verte crecer, reír, vivir por muchos años más.

Llegaste a completar mi vida, gracias hermosa.

Jarabe de palo canción niña Sara.

 

Mi maternidad: De la cuna a la cama, mi bebé se hace niño.


Ayer Nicolás creció, sí dirán ustedes, todos los días se crece. Pero ayer fué un día importante para nosotros…

Su cama que es aun una cuna gigante, digo GI-GAN-TE porque es casi del tamaño de una individual pero con barras como las de las cunas, tiene un gran significado para nosotros pues la hizo su papá con sus propias manos, con mucha dedicación y sudor de aquel que sí escurre por la frente jeje ¡iugh! una gran manualidad vamos. Ayer se rompió un poco, dos tiras se safaron y se nos ocurrió quitarle todas las tiras y que quedara como la cama gigante. Bueno, pues había que arrancar, cortar, destrozar porque estaban instaladísimas. ¡Unos barrotes a prueba de todo!

Preguntamos a kiki si así quería su cama y muy emocionado dijo que ¡sí! La mejor forma de saber si tu niño está preparado para el cambio es preguntándoselo. Hacerlo partícipe de la decisión.

Se trajo herramientas, serrucho, martillo, taladro, todo el kit. Pero lo mejor de todo es que mientras su papá trabajaba el se veía muy ilusionado, sentado en su silla sin perder de vista al padre trabajando cual constructor tipo Mani. Era un gran momento para el, la carita de emoción, los ojos bien abiertos, la sonrisa en la boca, las manitas recargadas en las rodillas, fascinado.

La cama quedo lista para un niño grande, ahora duerme con algunas almohadas debajo por si acaso.

Quedamos felices con su nueva cama para grandes. Un crecimiento familiar que festejamos y esperamos recordar.

 

Hoy exigimos más a los niños y les damos muy poco.

 

 

Educar a los niños es la cosa más importante que se puede hacer. Sin embargo, los estamos dejando en manos de otros. 

Increíblemente he estado aprendiendo más de la vida ahora que soy madre que antes. Nicolás me ha dado lecciones tan valiosas como jamás hubiera imaginado, puedo decir que él me ha dado el mejor de los regalos y no sólo eso, ha hecho que mi vida este llena de ternura y amor como también de cuestionamientos. Puedo pensar ahora que mientras el crece yo también lo hago.

Al principio me costaba quedarme en casa y sentir como la gente pensaba que “no hacia nada” cuando en realidad terminaba agotada por la noche. La decisión de quedarme en casa ha sido difícil y algunas veces frustrante, pero tenía ganas de ser esa clase de padre que se queda a cuidar, a proteger, a ver crecer. Aunque esa decisión incluya la renuncia a muchas otras cosas materiales y laborales que no son para nada más importantes que mis hijos.

Me han preguntado que ¿cómo encuentro el balance en mi vida? Bueno, pues no lo he encontrado aún.
Sé que es lo que me atrae a quedarme en casa, sé que estoy donde quiero estar, pero eso no significa que no me den ganas de hacer mi carrera como actriz. ¡Claro que me dan! Claro que me gustan los zapatos, las bolsas, las casas grandes, los restaurantes, etc. Pero me gusta mucho más dar el pecho a la hora que las dos queramos, salir al parque todas las tardes con Nicolás, leerle un cuento antes de dormir, bañarlos, abrazarlos sin horarios, etc.

Creo solamente que es una decisión muy personal, también familiar. Para nosotros lo mejor que podemos dar a nuestros hijos son tres cosas la pimera es tiempo, la segunda son viajes que recordar y la tercera la educación, no me refiero al colegio de renombre donde el uniforme cuesta casi lo mismo que la colegiatura. Me refiero a una escuela dedicada a los niños, amorosa, donde ellos se sientan cómodos y felices, sin etiquetas, sin uniformes, sin verlo ahí formadito haciendo lo mismo que todos al mismo tiempo. Se trata de elegir qué queremos para nuestra familia y confiar en eso. Se trata de prioridades.

Y me encuentro con familias que piensan que tal vez estoy educando mal a mis hijos, que los estamos malcriando por pasar tanto tiempo con ellos. Tal vez sí, pero no por lo que la gente piensa. Se cree que es porque se les da todo, pero en realidad se les exige mucho y reciben muy poco. Un niño de 12 años pide una consola y se la dan. Los más pequeños hacen otras peticiones: quieren que se les tome en brazos y se les acompañe por la noche, por ejemplo.

Nunca habían ido tantos niños a la guardería como ahora. Antes sólo tenían que jugar, correr y saltar. Ahora pretendemos que estén sentados, sepan guardar su turno… Lo que los niños necesitan es estar más horas al día con sus padres.

Se está intentando tecnificar la crianza de los hijos. Con frecuencia oyes que habría que pedir un título antes de tener un niño. Muchos médicos y enfermeras dan consejos sobre asuntos que no les corresponden. Por ejemplo, diciéndote cómo y cuando debes cargarlos, cuantas horas darles el pecho, donde dormirlos y hasta como ignorarlos.

Es decisión de cada quien la forma de educar, pero es responsabilidad de todos criar con respeto y amor.

Vía: el mundo salud
post signature